Dirigente sindical repudia intento de atentado contra Piedad Córdoba

PRENSA LATINA/WIKIPEDIA

Bogotá, 2 abr (PL) El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Alberto Vanegas, repudió hoy el intento de asesinato contra la exsenadora colombiana Piedad Córdoba y pidió protección para líderes de izquierda y promotores de los diálogos con la insurgencia.

En su opinión la agresión sufrida por la defensora de derechos humanos en Chocó la víspera, de la cual salió ilesa, es reflejo de la ofensiva de los sectores opuestos a la búsqueda de la paz e interesados en prolongar la confrontación, exacerbar los odios y generar un ambiente hostil.

En declaraciones a la prensa el dirigente obrero llamó al Gobierno a ofrecer garantías para el ejercicio de la oposición política frente a las amenazas y ataques enfilados hacia el movimiento sindical, representantes de organizaciones campesinas, juveniles, partidos y plataformas como Marcha Patriótica, que perdió a 102 de sus miembros en unos tres años.

Es inaceptable que en medio de los esfuerzos para finalizar la guerra mediante el diálogo con los movimientos guerrilleros, ciertos grupos intenten sembrar el miedo y sabotear los esfuerzos a favor de la tranquilidad y la reconciliación nacional, insistió Vanegas.

El directivo de la CUT mostró preocupación por los hechos violentos perpetrados en varios departamentos por el llamado clan Úsuga, una agrupación que el Gobierno identifica como banda criminal, sin embargo defensores de derechos humanos, congresistas y organizaciones como Marcha Patriótica consideran una estructura paramilitar.

Como consecuencia de tales sucesos resultaron asesinados cinco uniformados, mientras los pobladores de Antioquia, Chocó y Córdoba, principalmente, fueron intimidados para que permanecieran en sus casas por más de 48 horas.

Bajo el lema de “paro armado” el clan Úsuga bloqueó caminos e incineró vehículos en zonas rurales y urbanas.

Desde ahora estamos convocando para una gran movilización el 9 de abril en respaldo a la paz, queremos manifestar nuestro apoyo a las conversaciones entre el Ejecutivo y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), así como a las nacientes pláticas con el también guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN), adelantó Vanegas.

En esa fecha los colombianos conmemorarán el día de las víctimas de la confrontación bélica, la cual dura más de medio siglo y ha dejado unos 300 mil muertos.

BIOGRAFIA DE PIEDAD CORDOBA, TOMADA DE WIKIPEDIA

Piedad Esneda Córdoba Ruíz (Medellín, 25 de enero de 1955), es una abogada y política colombiana. Ha sido miembro del Partido Liberal durante toda su vida política y líder del movimiento Poder Ciudadano Siglo XXI, ubicado en el ala izquierda de su partido. Como congresista trabajó principalmente por los derechos de la mujer, las minorías étnicas y sexuales (sociedad LGBT) y los derechos humanos.

Fue Senadora de la República desde 1994 hasta su destitución en el 2010, luego de que la Procuraduría General de la Nación, en cabeza de Alejandro Ordóñez, la acusara de colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el denominado «Caso Piedad Córdoba». El 27 de septiembre de 2010 fue inhabilitada en primera instancia por un periodo de 18 años para ejercer cualquier cargo público en la República de Colombia.

En agosto de 2007 Córdoba se involucró en el tema del acuerdo humanitario entre las FARC y el gobierno del presidente Álvaro Uribe autorizada por el gobierno del cual era opositora, durante su mediación logró, junto con el presidente venezolano Hugo Chávez, la liberación unilateral de 6 secuestrados que permanecieron en poder de las FARC durante varios años. Debido a sus posiciones políticas recibió múltiples críticas y una percepción negativa en varios sectores de la opinión pública,6 mientras otros sectores respaldaron su gestión por la cual en 2008 fue nominada al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Córdoba continuó trabajando por la liberación de los secuestrados y logró convocar a un grupo de intelectuales de varios países para iniciar un diálogo epistolar con la cúpula de las FARC.8 Gracias al intercambio epistolar, las FARC respondieron los pronunciamientos de Córdoba y su grupo Colombianos y Colombianas por la Paz y decidieron liberar unilateralmente a tres policías y un soldado y a los últimos dos rehenes políticos que permanecían en su poder. Para la operación de la liberación, llevada a cabo en febrero de 2009, la senadora contó con el apoyo de el CICR y el gobierno de Brasil, así como con la autorización del gobierno colombiano.9 Por estos actos, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel propuso públicamente, y de manera formal ante el Comité del premio Nobel en Oslo, el nombre de Córdoba como candidata al Premio Nobel de la Paz 2009.10 La senadora se declaró no merecedora del premio,11 aunque su nombre figuró entre los favoritos para obtenerlo.12 Finalmente el premio recayó en el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama.

En 2012 fue reconocido como uno de los 10 intelectuales más influyentes de Iberoamérica 2012 por los lectores de la revista Foreign Policy.

Hija de docentes de secundaria, el chocoano Zabulón Córdoba, hermano del dirigente Diego Luis Córdoba y la antioqueña Lía Ruiz.

Estudios

Piedad Córdoba se graduó de abogada en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, obteniendo posteriormente sus títulos de Especialista en Opinión Pública y Mercadeo en la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá) y en Derecho Organizacional y de Familia en la Universidad Pontificia Bolivariana. Pese a haber realizado sus estudios en universidades profundamente católicas y conservadoras, Córdoba se ha caracterizado por tener un carácter progresista, liberal y anticlerical en su vida política.

Trayectoria política

Córdoba se inició como líder comunal en los barrios de Medellín, al lado del dirigente William Jaramillo. Entre 1984 y 1986 ocupó su primer cargo público, fue subcontralora municipal de su ciudad. En este último año William Jaramillo es designado alcalde y le nombra como su Secretaría Privada, un cargo del gabinete municipal que la convirtió en la mano derecha del alcalde durante los dos años que estuvo al frente de la administración.

Cámara de Representantes de Colombia (1992-1994)

En 1988 obtiene su primer cargo de elección popular, siendo elegida concejal de Medellín para un periodo de dos años. Su destacada labor le anima a postular para la Cámara de Representantes en 1990, pero es derrotada; meses después obtiene un escaño para la Asamblea departamental de Antioquia. Tras la revocatoria del Congreso en 1991, se presenta nuevamente como candidata a la Cámara y obtiene un escaño por su departamento para el bienio 1992-1994.

Senado de la República (1994-2010)

En 1994 William Jaramillo anuncia que no buscará la reelección como senador, y Piedad Córdoba se convierte en la heredera de su corriente política, siendo elegida senadora de la República para el periodo 1994-1998; la mayoría de su caudal electoral proviene como era de esperarse de Antioquia, pero también recibe un respaldo muy importante del departamento de Chocó, donde sus familiares lideran desde hace cuarenta años una corriente del Partido Liberal Colombiano.

Desde el Senado se hizo conocer a nivel nacional, gracias a sus verticales y radicales posiciones y su carácter siempre deliberante. En 1998 obtiene la reelección como senadora, y en este periodo legislativo agrega a sus temas típicos de debate (minorías, madres comunitarias) el tema de la solución negociada del conflicto armado, por lo cual llegó a ser secuestrada por orden del líder de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), Carlos Castaño Gil, en 1999.

Luego de varias semanas fue liberada del cautiverio, y decide exiliarse junto con su familia en Canadá. Tras varios meses en el exilio, retorna al país para continuar con su trabajo político, al garantizársele que habían mejorado las condiciones de seguridad, pero resulta víctima de dos atentados, de los que sale ilesa; decide entonces que sus hijos residan permanentemente en Canadá.

Como presidenta del Partido Liberal, fue abanderada del abstencionismo durante la votación del referendo convocado por el presidente Uribe un día antes de las elecciones regionales de 2003, con el objetivo de que sufragaran menos de la cuarta parte de los electores registrados, para impedir la aprobación de las 18 preguntas del cuestionario, que versaba sobre distintas materias.

Para esta empresa consiguió el apoyo de ocho de sus nueve compañeros de Dirección de partido (sólo el senador Juan Fernando Cristo promovió el voto por el No) y se alió con el Polo Democrático y una serie de movimientos sociales para promover la campaña abstencionista; así mismo persuadió al candidato liberal a la Alcaldía de Bogotá Jaime Castro Castro para declinar en favor del polista Luis Eduardo Garzón (esta decisión contó también con la aprobación de nueve codirectores, salvo el senador Camilo Sánchez Ortega). Las jornadas electorales del 25 y 26 de octubre significaron un éxito para Córdoba, pues sólo resultó aprobado uno de los dieciocho artículos del referendo, y Garzón fue elegido Alcalde de la capital colombiana. En diciembre fue relevada en la presidencia del Partido a su compañero de Dirección, el citado senador Camilo Sánchez.

 

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *