Dilma Rousseff: ‘Quieren condenar a una inocente y salvar a los corruptos’

  • AGENCIAS | GERMÁN ARANDA
  • Brasilia | Río de Janeiro

16/04/2016 15:06

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se ha defendido este sábado asegurando que “quieren condenar a una inocente y salvar a los corruptos”, horas antes de la votación en la Cámara en la que se decidirá si avanza al Senado el proceso con miras a su destitución. Estas palabras forman parte de una larga tribuna publicada en el diario ‘Folha de Sao Paulo’.

“¿Acaso permitirán que la lucha contra la corrupción continúe? ¿ Cuál es su legitimidad? “, se interroga la presidenta brasileña quién, estos últimos días, acusó su vicepresidente Michel Temer y el presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, de ser “el jefe y el subjefe” de una conspiración contra ella.

La mandataria está siendo objeto de un juicio político en la Cámara de los diputados por haber maniobrado irregularmente con las cuentas públicas para cerrar los ejercicios de 2014 y 2015 con un menor déficit, pirueta que juristas y diputados aún discuten si se trata o no de un crimen de responsabilidad suficiente para derribar a la mandataria basándose en el proceso de destitución en el Congreso amparado por la Constitución.

La pasada madrugada, la Cámara pasó la noche en vela, enfrascada en los debates previos. Rousseff recibió el apoyo del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) y del Partido Democrático Laborista (PDT), que siguieron a una secuencia de cinco fuerzas opositoras, mientras que el Partido Laborista Nacional (PTN) estaba dividido.

El viernes, Rousseff divulgó en las redes sociales un duro vídeo contra lo que considera “un golpe”, palabra que “quedarà estampada en la cabeza de los traidores de la democracia”, dijo. Estaba previsto que el vídeo se emitiera por televisión durante la tarde-noche, pero posibles impedimentos jurídicos por mal uso de las instituciones y también el miedo a una reacción ruidosa de la poblaciòn acabaron limitando el alcance del discurso a Internet.

Intervenciones en la Cámara

El diputado Afonso Motta, del PDT, defendió el mandato de Rousseff porque consideró que su destitución abriría un “precedente” que permitiría cuestionar a cualquier cargo electo, con lo que “no habrá democracia”.

La mayoría de los opositores basó sus argumentos en la supuesta responsabilidad de Rousseff en las supuestas maniobras contables.

Pero algunos diputados aludieron a cuestiones morales o de otra naturaleza, como el diputado Marco Feliciano, que es un pastor evangélico del Partido Social Cristiano (PSC), y acusó al Gobierno de “pervertir” a las familias, por su propuesta de incluir la educación sexual en el programa escolar.

El diputado derechista Jair Bolsonaro, del PSC, acusó a Rousseff de tramar un atentado terrorista “de proporciones razonables” para negarse a abandonar la Presidencia.

Una vez concluyan las intervenciones de todos los partidos, se dará paso a la sesión de este sábado, en la que el turno de palabra corresponde a los 249 diputados que se han inscrito a título individual, de los que 170 son favorables a la destitución de Rousseff y 79 contrarios, cada uno con derecho a hablar tres minutos.

La sesión de votación está programada para la tarde del domingo y en ella, para que prospere el juicio político, deberán votar a su favor dos tercios de la Cámara, lo que supone 342 de los 513 diputados.

Si el proceso prospera, el proceso pasará al Senado, que decidirá por mayoría simple si lo admite a trámite o lo archiva.

Entonces Rousseff sería apartada del cargo de forma temporal por 180 días mientras se celebra el juicio parlamentario y sustituida por el vicepresidente, Michel Temer, a quien la mandataria ha acusado de liderar la “conspiración” en su contra.

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *