Rousseff afirma que no renunciará para “no enterrar la prueba viva del golpe”

Brasilia, 6 may (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, reiteró hoy que no renunciará a su mandato, amenazado por un juicio político con miras a su destitución, pues hacerlo sería equivalente a “enterrar la prueba viva del golpe”.

En un acto en el que se firmaron contratos para la construcción de 25.000 viviendas populares, Rousseff insistió en que el proceso que puede acabar con su mandato tiene como principal objetivo poner fin a los programas sociales desarrollados por su Gobierno.

“En América Latina, cuando no se quería una cierta política, se daba un golpe de Estado”, pero “antes era con las bayonetas y usando a las Fuerzas Armadas”, declaró la mandataria. Apuntó que “ese proceso fue superado y, ahora, si se oponen a los programas sociales de un Gobierno, si no tienen votos para disputar elecciones directas, se valen del ‘impeachment'”, como se conoce en Brasil el proceso de destitución de un gobernante. Rousseff sostuvo que “todos los beneficiarios del proceso que pretende usurpar el poder” son “cómplices del golpe”, e incluyó entre ellos al vicepresidente Michel Temer, quien asumiría su lugar en caso de que el Senado decida, la semana próxima, abrir el juicio político.

El trámite está ahora en manos de una comisión del Senado, que hoy mismo votará un informe que recomienda instaurar el proceso que puede llevar a la destitución de Rousseff, el cual cuenta con amplio apoyo entre los 21 parlamentarios que integran ese grupo.

Ese informe llegará la semana próxima al pleno del Senado, que tendrá la última palabra sobre el asunto y que, en caso de aprobar la apertura del juicio, llevará a que Rousseff sea separada del cargo durante 180 días y sustituida durante ese período por Temer. En caso de una destitución de la mandataria, el vicepresidente completará el período que vence el 1 de enero de 2019.

Publicación de teleSUR

Rousseff señala que juicio político es un abuso de poder

Reiteró que seguirá luchando para salir victoriosa de este ataque. | Foto: teleSUR

La mandataria indicó que el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, aprobó el proceso porque el Gobierno no cedió a su chantaje.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, reiteró que el juicio político en su contra es un golpe explícito y un abuso de poder.

Durante el acto de entrega de contratos para construir 25 mil viviendas del programa “Mi Casa, Mi Vida”, advirtió que lo que está en discusión es una elección indirecta que es maquillada con este proceso porque de manera descarada pretenden aplicar un programa de Gobierno que no fue aprobado en las urnas.

>> Dilma Rousseff: cargos en mi contra no tienen base jurídica

La mandataria agregó que el proceso se realizó de forma violenta y rechazó que fuese aprobado por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien este jueves fue suspendido provisionalmente de su cargo por su implicación en el caso de corrupción de Petrobras.

En este sentido, denunció que Cuhna es una persona sin principios éticos y entre sus prácticas condenables está el chantaje que hizo en contra de su Gobierno.

Detalló que Cuhna los amenazó diciendo que si no les daban los tres votos para impedir que la Comisión de Ética de la Cámara lo condenara él iba aceptar la solicitud de juicio político, que fue lo que hizo después. 

>> Poder judicial brasileño ratifica suspensión de Eduardo Cunha

Además, manifestó que es un acto tan descarado que un abogado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que entró en el proceso y redactó la solicitud, dice que lo que hizo Cuhna fue un chantaje explícito.

“El pecado original de este proceso no puede esconderse y por eso todos aquellos que se benefician con este proceso, aquellos que están usurpando el poder como el vicepresidente de la República (Michel Temer), son cómplices de un proceso extremadamente grave”, sostuvo. 

La funcionaria resaltó que la garantía que tiene es que todo está siendo registrado en los papeles pero, sobre todo, en la conciencia del pueblo brasileño.

>> Cámara votó con razones sin sentido, dice defensa de Rousseff

“Por eso siempre quisieron que renunciara porque yo soy muy incómoda porque soy la presidenta electa, no cometí ningún delito y porque si yo renuncio dejo enterrada la prueba clara de un golpe que no tiene basamento legal y cuyo objetivo es ir en contra de los logros adquiridos en los últimos trece años”, destacó.

En contexto: 

Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del Partido de los Trabajadores (PT) para impedir que se mantengan al frente del Gobierno.

La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestal de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas contra la mandataria brasileña, quien ha reiterado su inocencia.

Pese a la falta de una base legal para realizar un juicio político en contra de Rousseff, el pasado 17 de abril la Cámara de Diputados aprobó el pedido de impeachment con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes.

El caso pasó a una comisión de 21 senadores, la mayoría de oposición, que este viernes vota el informe presentado por el relator después de analizar los argumentos de la acusación y la defensa de la presidenta.

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *