Impeachment contra Dilma avanza, aún cuando Corte aparta a promotor

Brasilia, 7 may (PL) – El denunciado golpe jurídico-mediático-parlamentario en marcha en Brasil parece hoy estar más cerca de consumarse, después que una comisión especial del Senado Federal admitiera el pedido de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff. Tanto la aprobación del parecer presentado por el relator Antonio Anastasia favorable al impeachment, como la suspensión del mandato del diputado Eduardo Cunha y su consecuente remoción de la presidencia de la Cámara de diputados decidida por el Supremo Tribual Federal (STF), marcaron con fuerza la semana noticiosa aquí.

Por 15 votos a cinco los 21 integrantes del colegiado senatorial dieron validez al relatorio de Anastasia, del oposicionista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), según el cual la denuncia presentada contra la jefa de Estado contiene los indicios suficientes para configurar un presunto crimen de responsabilidad para enjuiciarla.

Al intervenir en la sesión de ayer, el líder del Gobierno en el Senado, Humberto Costa, denunció que se llevó adelante un proceso absolutamente viciado por el desvío de poder ejercido por Cunha, quien -como aludió siempre la defensa de Dilma- admitió la denuncia contra la mandataria en venganza contra el PT.

Costa consideró que de este modo se banaliza la figura del impeachment y aseveró que Anastasia, cuya designación como tal fue duramente cuestionada desde el inicio por legisladores del PT y del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), practicó un verdadero “contorsionismo jurídico” para tratar de justificar lo que no tiene justificación.

Este proceso -dijo- es un intento de subir por la rampa trasera y entrar por la puerta del fondo al Palacio de Planalto (sede de la Presidencia de la República).

Ahora el parecer de Anastasia será encaminado al pleno de la Cámara alta, encargado de decidir el próximo día 11 -y también por mayoría simple de sus 81 integrantes- si archiva la solicitud, o por el contrario resuelve abrir un proceso de destitución contra Dilma.

En este último caso, una vez aprobado el relatorio por el plenario senatorial la Presidenta será notificada de la decisión y apartada del cargo por hasta 180 días, para que pueda llevarse adelante el juicio político.

La víspera, en una ceremonia de contratación de nuevas unidades del programa Mi casa, mi vida, Rousseff reiteró que enfrenta un impeachment golpista, sin base real y sustentado en una denuncia ridícula.

Por otra parte, la Corte Suprema ratificó el pasado jueves por unanimidad (11 votos a favor y ninguno en contra) la medida cautelar del ministro Teori Zavascki, que había suspendido el mandato de Cunha como diputado federal y, en consecuencia, resolvía su remoción de la presidencia de la Cámara.

El pleno del STF coincidió en que Cunha no tiene condiciones para ese cuerpo legislativo, pues actuó con desvío de poder para promover intereses espurios.

Al respecto, el abogado general de la Unión, José Eduardo Cardozo, anunció ante la propia comisión que solicitará al Supremo la anulación del proceso de impeachment al corroborarse que Cunha, reo de la justicia y uno de los principales promotores del juicio político contra la mandataria, ejerció su cargo para finalidades ajenas a su función.

to/mpm

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *