Mauricio Macri pretende ambiar el sistema público de comunicaciones

Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

Por: María Josefina Arce

Desde su llegada a la presidencia de Argentina en diciembre del pasado año Mauricio Macri ha arremetido contra los medios masivos de comunicación y periodistas que no son afines a su antipopular y neoliberal política, lo que ha llevado a muchos a plantear que en la actualidad en la nación sudamericana emanan señales parecidas a la censura que se vivió durante la última dictadura cívico-militar en las décadas del setenta y ochenta del siglo pasado.

Lo cierto es que el actual inquilino de la Casa Rosada pisotea una tras otra las instituciones y los avances en varios aspectos alcanzados durante el gobierno de Cristina Fernández para alcanzar su objetivo de cambiar el sistema público de comunicaciones.

En ese camino decidió no integrar más la sociedad del canal multinacional TELESUR, que llegaba al 80 por ciento de los argentinos y que les posibilitaba recibir información alternativa a la que promueven y difunden los grandes medios.

Macri eliminó las señales de Telesur y Russia Today del sistema de la Televisión Abierta Digital, sin embargo permitió canales de noticias del corte de la CNN y de otros muchos canales producidos en Estados Unidos.

Como bien denunciara el ALBA, Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la decisión gubernamental ha sido un acto que atenta contra la pluralidad de voces en Argentina y en el continente.

Intelectuales y movimientos sociales argentinos criticaron la medida gubernamental, que calificaron de un nuevo ataque a la libertad de expresión y el pluralismo informativo en Argentina.

En su cuenta de facebook, el intelectual Atilio Borón, expresó su inconformidad al señalar que los medios de comunicación han pasado a ser “inescrupulosos operadores de los intereses dominantes, sin el menor respeto por la veracidad de la información que propagan o por la inteligencia de sus lectores, oyentes o televidentes”.

Por demás, en su rejuego el presidente derogó la Ley de Medios, instaurada durante el mandato de Cristina Fernández para combatir la apropiación monopólica del espacio radial y televisivo.

A pesar de sus detractores, la realidad es que ese instrumento jurídico nunca pretendió legislar sobre los contenidos de las informaciones y programación.

Comunicadores argentinos denunciaron que como parte de la política de censura del actual gabinete se fue también a la disolución de la Autoridad Federal de Servicios de la Comunicación Audiovisual y la Autoridad Federal de la Tecnología de la Información y la Comunicación.

Mauricio Macri busca silenciar las voces críticas a su gobierno que ya son muchas por sus medidas en contra de los argentinos. Sin dudas el multimillonario presidente trata de imponer el silencio y la mentira en la sociedad argentina para continuar afianzando sus intereses.

Editado por Maite González Martínez

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *