La derecha salvadoreña quiere liquidar a Funes

Managua. Radio La Primerísima. | 7 septiembre de 2016

El expresidente de El Salvador, Mauricio Funes, explicó este martes las razones por las que solicitó asilo político en Nicaragua y una de ellas es que la derecha y la oligarquía salvadoreña quieren atentar contra su integridad física.

A continuación un mensaje íntegro de Mauricio Funes publicado en su cuenta de Facebook:

“Desde que dejé la Presidencia de la República sabía que la derecha oligárquica iba a arreciar la persecución política en mi contra como un acto de venganza por las decisiones que tomé en mis cinco años de gobierno.

La derecha, el partido ARENA y los grupos de poder económico, no toleraron nunca haber perdido su capacidad de incidencia y decisión en el Órgano Ejecutivo. Estaban acostumbrados a utilizar los resortes del gobierno para favorecer sus intereses económicos y políticos y acumular riqueza a costa de los principales negocios del Estado.

Perder esos privilegios es algo que nunca van a perdonar y harán todo lo posible para recuperarlos.

Tampoco perdonan que mi gobierno haya destapado sonados casos de corrupción como la venta ilegal de las acciones de La Geo a una transnacional italiana y el desvío de millonarios fondos provenientes de la cooperación taiwanesa durante el gobierno del ex Pdte Flores.

Ahora que han transcurrido más de dos años desde que salí del gobierno es claro que usarán las instituciones del Estado que aún controlan para provocar mi muerte civil y política, y si es posible mi anulación física. Es por eso que decidí solicitar asilo político al gobierno de Nicaragua, país en el que laboro desde hace más de tres meses para realizar una consultoría sobre Integración Centroamericana.

Con el asilo político solicitado ante las autoridades nicaragüenses no busco evadir la justicia salvadoreña y menos significa que estoy renunciando a mi defensa en las instancias correspondientes.

Estoy convencido que puedo demostrar mi inocencia y desmontar un proceso de acusaciones arbitrarias en mi contra que inició la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia y que me ha llevado a enfrentar cargos por enriquecimiento ilícito en una Cámara de lo Civil.

La Fiscalía debe hacer su trabajo apegada a derecho y respetando mis garantías constitucionales.

He solicitado asilo político porque tengo fundadas razones que me llevan a pensar que sectores de la extrema derecha salvadoreña están planeando atentar contra mi integridad física.

Su intolerancia es extrema como es su concepción del quehacer político.

Yo, en mi calidad de ex Pdte de la República y precursor de un gobierno que inició importantes transformaciones que han cambiado el curso de la historia en nuestro país, no renunciaré a mi lucha por seguir construyendo la democracia y la justicia social  en El Salvador”.

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *