El Dr. Jesús Miguel Blandón lanzará libro sobre aspectos históricos de Carlos Fonseca con los intelectuales

 

El Dr. Jesús “Chuno” Miguel Blandón lanzará este 22 de febrero en Hispamer un nuevo libro titulado “Carlos Fonseca y los intelecturales”, donde “retrata” con su pluma a un líder guerrillero, que desde sus inicios de niño estuvo rodeado de pobreza económica pero experimentó una riqueza intelectual.

Encontramos a un Carlos Fonseca casi desconocido, un hombre que despertó la admiración de destacados poetas y escritores de Nicaragua y de otros países del mundo, dijo la esposa del escritor, la periodista Miriam Palacios.

El hombre cariñoso con su esposa e hijos. El líder que podía pasar horas conversando de literatura con los intelectuales del país.

Este libro detalla los encuentros clandestinos para hablar de poesía y literatura. Eso es Carlos Fonseca y los intelectuales.

El lanzamiento de la nueva obra histórica del Dr. Blandón será presentada este 22 de febrero a las 6:30 pm en el Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra.

libro-chuno

 

Entrevista realizada por el periodista Edgard Barberena, el 15 de septiembre de 2015.

______________________________

A “Chuno” Blandón  le corre en sus venas la misma sangre que tuvo Blanca Arauz

*** Conoció muy bien al fundador del FSLN, Carlos Fonseca Amador. Fue testigo de la masacre estudiantil del 23 de julio de 1959 en León
***Quiso estudiar periodismo, pero en esa ocasión no existía en Centroamérica ninguna escuela para esa noble profesión
***Dice que el arte de escribir periodísticamente es algo nato que ya la persona lo trae de nacimiento
Innovador y emprendedor de nacimiento

 

 

 

Por EDGARD BARBERENA S.
Hijo de un campesino que comerciaba dulce a lomo de mulas en el norte de Nicaragua y de una dama que confeccionaba vestidos. A la edad de 13 años elaboró y distribuyó un periódico humorístico que redactaba a a mano, dándole paso a ese emprendedurismo que trajo de nacimiento.

Nos referimos al Dr. Jesús Miguel “Chuno” Blandón. Se define como un nativo de San Rafael del Norte, el mismo pueblito donde nació la compañera del General Augusto C. Sandino, Blanca Araúz, quien era prima de la progenitora de nuestro entrevistado. 

A pesar que “Chuno” es originario de ese municipio, por situaciones de orden médica nació en Matagalpa.
Su papá se llamaba Miguel Blandón Rodríguez y mamá Agustina Ubeda Araúz. Cuenta que su papá comercializaba el dulce con unas 30 mulas con las que transportaba el producto a Matagalpa, Estelí, Jinotega y en ocasiones a Honduras y “mi mamá trabajaba en la casa, era costurera”.

El único hermano que se crió con “Chuno” es José Benito Blandón Ubeda, quien se graduó en México y llegó a ser catedrático de la Universidad de Guadalajara, México. Ya está jubilado. Sus otros hermanos son Alberto Monzón Fornos, periodista y José Miguel Blandón Tellería que reside en Miami, Florida.

Sus primeras letras las aprendió en la escuela “José Mamerto Martínez” de San Rafael del Norte donde tuvo profesores destacados como José Santos Rivera, quien fue director de la escuela y otros maestros muy esforzados. “Chuno” a sus 75 años edad recuerda los nombres de las dos primeras maestras que le enseñaron las primeras letras: Leticia Rivera y Graciela Pineda.
Aún tiene fresco en su memoria anécdotas desde cuando comenzó en la escuela como era el caso cuando las maestras le pegaban en las pantorrillas con unas reglas de madera a los estudiantes que se ortaban mal en la clase.

“Fui hijo único y cuando llegaban a vacunar el Ministerio de Salubridad, mi mamá no dejaba que me aplicaran la vacuna porque decía que para eso pagaba médico para mi y cuando todos los muchachos iban en fila a vacunarse yo salía en carrera y me refugiaba en mi casa, porque le tenía miedo a las vacunas”, dice “Chuno”.

También recordó que “siendo yo el mejor alumno de la escuela me escogieron para decir un poema un 14 de septiembre donde todo mundo suponía que yo era un niño prodigio que iba hacer una cosa maravillosa, pero me entró pánico escénico y salí corriendo con lágrimas en los ojos y ahí se terminó la leyenda del niño prodigio”.

Llegó hasta cuarto grado de primaria en San Rafael del Norte y quinto y sexto grado “lo hice en la escuela primaria Superior de Varones en Matagalpa y la secundaria en el instituto de esa misma localidad de la Perla del Septentrión”.
Cómo conoce a Carlos Fonseca

A “Chuno” también le circula en su cuerpo sangre de la familia de Carlos Fonseca Amador, porque su mamá era prima de la progenitora del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El Dr. Blandón siendo un chavalo miraba a Carlos Fonseca Amador vendiendo melcochas por las calles de Matagalpa. Su mamá le contaba la situación de pobreza que vivía Carlos “pero ya nos tratamos (se conocieron a fondo) en el Instituto de Matagalpa. Carlos le llevaba cuatro años en edad a “Chuno”.

“Recuerdo a Carlos Fonseca vistiendo calzón chingo, descalzo, con tirantes y una camisa floja vendiendo melcochas en una bandeja. La primera vez lo vi asi en la calle principal de Matagalpa pero no nos hablábamos, pero ya en el Instituto yo editaba un pequeño periódico humorístico a mano y él editaba una revista del colegio de la que creo que es la mejor publicación de secundaria que se ha hecho en Nicaragua como fue Segovia”, dijo.

Un día Chico Buitrago, mártir del Bocay “me llamó para colaborar con esa revista y eso para mí fue como que se había recibido un premio “Oscar”. Es ahí donde Carlos Fonseca me preguntó que si estaba interesado, que si estaba leyendo (libros) y así platicamos largamente ya que Carlos se interesó mucho sobre todo por el humor (nato de “Chuno”), porque el fundador del FSLN apreciaba mucho a la gente que sabía hacer humor”.

Ya para esa época Carlos Fonseca había sido amigo de Manolo Cuadra y GRN (Gonzalo Rivas Novoa), Emilio Quintana y toda la pléyade de intelectuales y “entonces miró en mí a una persona que podía aportar mucho, sobre todo en la lucha contra la dictadura somocista”.

Cuando “Chuno” comienza en Matagalpa a entablar una relación de amigos con Carlos, la lucha antisomocista estaba muy incipiente. “Carlos era un hombre inquieto por la cultura”, dijo nuestro entrevistado, quien al visionar un escenario hipotético, indicó: “Si Carlos no ha vivido en Nicaragua y no ha habido una dictadura, Carlos hubiera sido un gran escritor, un gran historiador, un filósofo”.

“El era básicamente un intelectual y se mete a la lucha militar por la necesidad y el compromiso político. Lo primero que hace es un centro cultural, escoge a las personas más destacadas desde el punto de vista de la inteligencia en el colegio y los agrupa en el centro cultural del Instituto Nacional del Norte, porque ese fue su primer paso”.

“Después que se vincula al Partido Socialista comienza a tener una cultura política sólida, vendiendo el periódico del partido, asistiendo a los mitines con Tomás Pravia quien era el representante del Partido Socialista en Matagalpa y se vincula con gente de izquierda como Manolo Cuadra, Emilio Quintana, quien aunque trabajaba en Novedades, pero era un hombre de izquierda, GRN, Ramón Romero, Manuel y Sotelo, entre otros”.

Carlos imprimía la revista Segovia en Managua, además venía a la capital a buscar anuncios (publicidad), a hacer fotograbados en los Fotograbados Pérez y todos esos viajes a la capital Fonseca Amador los aprovechaba para entrar en contacto con esta gente, al tiempo que llevaba a Matagalpa libros y “ahí leÍmos las tres novelas de Emilio Quintana, así como novelas de Manolo Cuadra y por supuesto “Morado”, libro de GRN”.

Recuerda que la primera vez que cayó preso (con la Guardia Nacional) es cuando escribió para la revista Segovia que dirigía Fonseca Amador en 1959. Ese mismo año también fue apresado por la guardia somocista el día que la GN masacró a los universitarios en León. “Primero caigo preso en León pero al salir me fui a Matagalpa donde me vuelven apresar “porque publicamos una noticia que el comandante de la Guardia Nacional estaban dejando en libertad a criminales por dinero”.
Las guerrillas de Julio Alonso y Manuel Díaz y Sotelo

Pasó en las ergástulas de la guardia somocista 15 días y en condiciones infrahumanas, además que el régimen había impuesto estado de sitio porque estaban las guerrillas de Julio Alonso y Manuel Diaz y Sotelo en las montañas.
A esto hay que agregarle la participación de “Chuno” en movilizaciones políticas, entre ellas una acción por la liberación de los presos que estaban vinculados a Rigoberto López Pérez después del ajusticiamiento del Anastasio Somoza García. Recordó que en 1958 Carlos Fonseca Amador realizó una gigantesca huelga de estudiantes de secundaria y “los encargados de organizarla en Matagalpa fuimos nosotros”.

“Esas manifestaciones fueron muy buenas porque permitieron que muchos presos políticos salieran de las cárceles, todos los que estaban presos por colaborar con Rigoberto López Pérez y esa fue mi primera experiencia política, después de la manifestación que antecedió la masacre (donde mataron a cinco estudiantes e hirieron a muchos jóvenes) que hizo la guardia somocista contra los estudiantes en León el 23 de julio de 1959”, recuerda “Chuno”.
Quería estudiar periodismo

Después que sale de cárcel en Matagalpa se fue a Costa Rica porque su deseo era estudiar la carrera de Periodismo y resulta que en 1959 no había ninguna escuela para esa profesión en Centroamérica, pero en la capital costarricense se encontró con Carlos Fonseca Amador, siendo ya un líder político de prestigio. Había pasado la experiencia del Chaparral.

Conversó con Carlos dos horas “porque él siempre estaba tratando de concientizarme sobre la realidad que vivía Nicaragua y eso lo logró”. El fundador del FSLN estaba deteriorado pero no llegó a Costa Rica a descansar, sino que iba rumbo a Maracaibo, Venezuela donde se fundaría el Frente Unitario Nicaragüense. Ahí estuvo Carlos Fonseca con Silvio Mayorga.

Esa reunión fue patrocinada por Carlos Andrés Pérez y Rómulo Betancurt para proceder a organizar la lucha armada en Nicaragua.
Pero siguiendo el hilo de su viaje a Costa Rica para estudiar periodismo Chuno no pudo porque en ese país no existía ninguna facultad para estudiar esa carrera. Siguió buscando en Guatemala, Honduras y el Salvador y tampoco encontró lo que buscaba, pero al hablar con su papá, este le dijo que en Nicaragua se había fundado una escuela de periodismo. Este fue el proyecto que iniciaron los norteamericanos.

“Chuno” se matriculó en esa escuela donde hubo una avalancha de jóvenes por estudiar esa carrera, “éramos como 120, ahí habían somocistas, gente del diario La Prensa, de las radioemisoras opositoras al régimen de Somoza y entre los que recuerdo estaban Julio Talavera Torres, Agustín Fuentes, Manuel Pinell, Roberto Arévalo Alemán, William García Baldelomar, había de todo, había de derecha y de izquierda…”

El proyecto de esa escuela fue una alianza entre la universidad y la embajada norteamericana. Los gringos estaban muy alarmados con el triunfo de la revolución cubana y todo les parecía comunismo y cuando Eligio Alvarez Montalván quiso hacer una directiva de la escuela, entonces los gringos dijeron que eso era comunismo y se armó el “despelote”.

“Llegó la Guardia Nacional, nos culateó y cerró la escuela, nos hirieron y nos fuimos porque nos dimos cuenta que ese era un reducto de la embajada norteamericana para forjar periodistas a su manera. Estaba en pleno la lucha ideológica, ya habían matado a los estudiantes en León como también a Edwin Castro. “Hay una foto famosa donde aparezco con Manuel Espinoza cargando (en una protesta) un ataúd con un letrero que decía: “La Escuela de Periodismo murió en combate”.

En 1961 “Chuno” decide matricularse en la carrera de Derecho en la UNAN de León y en ese tiempo se funda un segundo periódico en León que era del Dr. Silvio Argüello Cardenal de tendencia somocista, pero que era bastante amplio y “ahí empecé a trabajar y en la radio donde tenía mi programa de humor y trabajando como redactor en El Universal”.
Con emprendedurismo combatió al somocismo

Al insistir sobre su emprendedurismo que puso en práctica en la lucha que llevó al derrocamiento del régimen somocista, “Chuno” comenzó haciendo humor en presentaciones personales, imitaba voces de cantantes conocidos y “era un gran bailarín, la gente me aplaudía porque tenía una gran facilidad para bailar y así me presentaba en radios de Honduras, Costa Rica y después en la 590 en Nicaragua”.

Cuando insistimos en preguntarle a “Chuno” ¿De dónde sacastes ese talento que lo has materializado en la lucha contra la dictadura y después del triunfo de la Revolución Sandinista en 1979 a nivel de programas radiales?, nuestro entrevistado dijo: “yo pienso que eso viene de la familia Araúz ya que mi mamá era prima hermana de Blanca Araúz, familia de que eran poetas, músicos, humoristas”. Ese humor de “Chuno” puede apreciarse cuando uno conversa con doña Blanquita Sandino, la hija del General de Hombres Libres. La mamá de “Chuno” también era poetisa, le gustaba cantar y contar anécdotas de su propia vida.
Cuando se fue a León ya estaba en una etapa de poder estructurar y presentar programs radiales de humor, haciéndole sátiras al gobierno somocista y después se matriculó en el Teatro Experimental Universitario “que me formó muchísimo, porque me dio una visión cultural amplia sobre los grandes autores como William Shakespeare, Tennessee Williams”, entre otros dijo “Chuno”.
El grupo de teatro experimental de la UNAN León lo fundó el Dr. Mariano Fiallos Gil y tuvo una trascendencia histórica, el que durante los años setenta se transformó en un vehículo cultural del FSLN porque presentaba obras en las calles, los barrios y la guardia somocista los dispersaba. Tuvo excelentes directores que fueron extranjeros, los últimos fueron nicaragüenses Vicente Baca y Enrique Galo.

Las “armas” de “Chuno” eran el teatro, la radio y el periódico. Primero comenzó haciendo un programa radial de comentarios satíricos con un estudiante muy ocurrente y creativo. Este se llamaba Chico Gutiérrez. 

Un día que vió nuevamente a Carlos Fonseca, este le dijo “hombré que bueno ese programa que tenés con Chico Gutiérrez en Radio Atenas de León, pero yo le digo “y como sabés vos si estás en el extranjero”, pero después “Chuno” se dio cuenta que Fonseca Amador entraba y salía del país y llegaba a León. Ahí confirmó nuestro entrevistado que a Carlos le gustaba el humor y después se dio cuenta que el fundador del FSLN había leído mucho sobre los grandes humoristas de la historia.

Carlos miraba el humor político contra el gobierno somocista como un arma política poderosa y “por esa experiencia del teatro, la radio y el periodismo voy acumulando ideas, porque como redactor cubría todas las fuentes como juzgados, policía, como todo reportero y así me fui empapando de la realidad de León, hasta que doy el salto para montar “El tren de las seis”, ya llevaba dos años de estar en la universidad y en 1962 ya pertenecía al Frente Estudiantil Revolucionario (FER)”.
Fue testigo de la crisis de los misiles en Cuba.

Su militancia en el FER le permitió viajar a Cuba a un congreso universitario junto al estudiante de medicina Iván Otero. Al llegar a México se encontró a Carlos Fonseca y “así hicimos el viaje juntos, llegamos a La Habana, él por su lado y yo por el mío y ahí tuve la oportunidad de presenciar el choque entre los submarinos rusos y los barcos americanos que casi provocan una guerra mundial ”. Esto fue la famosa crisis de los misiles que “Chuno” pudo presenciar desde el Hotel Habana Libre en octubre de 1962.

Cuando regresa a Nicaragua, después de pasar las vicisitudes que se vivieron con el régimen somocista al viajar a Cuba, “Chuno” los dramatizó a través de un programa en Radio Mundial porque en el periódico de León donde laboraba no podía publicar nada de eso. 

Carlos Fonseca le hizo una profilaxis en México

Recordó que cuando se encontró con Carlos Fonseca en México quiso presentarle a su compañero de viaje, pero en esa ocasión el fundador del FSLN le dijo que no y le agregó “cuando regresés a Nicaragua si vos decís que me vistes, te van a torturar y hasta te pueden matar”.

Cuando regresó la guardia los interrogó por separado a los dos y ninguno mencionó a Carlos Fonseca, aunque ya había una leve apertura porque estaba la campaña a favor de René Shick Gutiérrez. Esto fue también en 962.

Y como nació el programa “El tren de la seis”

El programa humorístico (de radio y teatro) “El tren de la seis” nació en la universidad en León elaborado por universitarios, entre ellos Mario Benito Darce, Jorge Teller que estudiaban derecho. Adán Ramos estudiaba Odontología, Carlos Rodríguez, y esto fue lo que llamó la atención ya que en la UNAN de León se hacían carnavales atacando al gobierno haciendo uso del teatro.
“Todo esto se concentra en el Tren de la Seis, que fue un programa de radio y de teatro. El programa que se transmitía por Radio Circuito abarcó todo el período del presidente René Shick Gutiérrez, donde hubo una apertura que permitió que los partidos políticos de la izquierda actuaran libremente. Dentro de esos partidos estuvo el MDR que dirigía Alvaro Ramírez y el PAR con Mario Flores Ortiz”.

Apenas muere Shick Gutiérrez ya los anunciantes no quisieron seguir apoyando el programa del “Tren de la seis”. Ese fue el “Tren de la seis” que después resucitó en Radio Sandino cuando ya había triunfado la Revolución Sandinista de 1979.
En la radioemisora del FSLN el programa duró 5 años, aunque también se hizo un grupo de teatro con el mismo formato del programa que se presentó en Cuba.

Cómo llega de director de Radio Sandino

Antes de entrar a la etapa cuando “Chuno” pasó a ser director de Radio Sandino, habría que señalar primero un periplo que nuestro entrevistado pasó por Radio Centauro, Unión Radio y Radio Mundial donde nuestro entrevistado se dedicó a atacar a la dictadura somocista. “Yo no escribí una sola letra que no fuera contra el gobierno de Somoza”, dijo.

A esto hay que agregarle la existencia de otro pequeño período de apertura cuando termina el período de Anastasio Somoza Debayle y se da el pacto con Fernando Agüero donde nombraron de dedo al triunvirato que lo integraron Fernando Agüero, Alfonso Lovo Cordero y el General Roberto Martínez Lacayo.

En ese período “Chuno” hizo el programa radial “Ocho columnas” y el “Fantasma de la ópera”, uno de tipo histórico y el otro humorístico. Eran programas de mucha audiencia.

En 1972 la Jefatura de Radio y Televisión de la Guardia Nacional le abrió un proceso a “Chuno”, pero en eso llega el terremoto de 1972, se acaba todo en Managua y nuestro entrevistado regresa a León a trabajar en radioemisoras de esa localidad como gerente y no como escritor.

Después regresa a Managua y con unos amigos funda Radio Futura que se destaca por su lucha frontal contra la dictadura. Pero esa radio fue dinamitada. Para esa época “Chuno” junto a Danilo Aguirre, Fredy Rostrán, Alejandro Romero Monterrey y Manuel Eugarrios participaban como miembro del Comité de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN) para tiempos de guerra.

Esto convirtió a “Chuno” y demás miembros de ese comité en voceros de la insurrección contra Somoza y cuando había estallado la lucha viaja por segunda vez a Cuba como delegado de la UPN para participar en un seminario de periodistas latinoamericanos donde le correspondió ser el delegado de Nicaragua en tiempos de la guerra.

Regresa a México el 15 de julio de 1979 por lo que la renuncia de Somoza se produce el 17 de ese mes y él todavía está en el Distrito Federal “donde lo celebramos con todos los comité de solidaridad que habían con Nicaragua en ese país” . El 18 de ese mes regresa a Costa Rica y el 19 “cuando estoy en Costa Rica rumbo a Nicaragua escuchó en una transmisión radial en vivo desde la Plaza de la Revolución de Managua, a Eduardo López Meza “que me está llamando para hacerme cargo de Radio Sandino”.

Al regresar a Managua por tierra y presentarme a Radio Sandino “me dijeron que no tenían quien condujera la radioemisora, porque la gente estaba muy verde. Una cosa es ser periodista y otra es manejar una radio”. Al principio me resistí, pero Julio López Campos que era el director del DRI (Departamento de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista) y encargado de los medios de comunicación me convenció por lo que estuve 5 años”.

Después pasó como director de la Revista “Segovia” del entonces Ejército Popular Sandinista donde pasó un año. Posteriormente se fue con Nicho Marenco como asesor de comunicación en el Ministerio de Planificación.

¿Y porqué se fue de la Sandino?

Algo que por primera vez hace público “Chuno” es el porqué se fue de la Sandino. Cuenta que en una ocasión Julio López Campos le dijo a nuestro entrevistado que tenía muchos “hábitos empresariales y liberales”. Eso fue como un delito al iniciar la etapa de los ochenta, ya que nuestro entrevistado puso en función su emprendedurismo con programas polémicos como “Apretando la tuerca” y “Línea directa”.

En esos programas en la radio oficial del Frente Sandinista “Chuno” llevó desde un Secretario Adjunto de los Estados Unidos, al embajador norteamericanos en Managua, a la crema de lo que era la derecha nicaragüense. “Chuno” contaba con la venia del Comandante Daniel Ortega, quien era el Coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional.

“Lo que ahora es una virtud de ser un empresario sandinista, al inicio de los ochenta era un pecado, pero la verdad es que yo era un hombre muy abierto (en la conducción de Radio Sandino) y por eso acostumbraba llevar al embajador norteamericano Anthony Quainton, Enrique Bolaños y estos fueron programas muy explosivos”, dijo.

“Mucha gente del FSLN no estaba de acuerdo, pero el programa que saltó la tapa fue una vez que vino a Managua Otto Reich quien era el Secretario Adjunto para Asuntos Latinoamericanos de Estados Unidos, quien me llamó porque quería venir a Nicaragua para participar en el programa “Linea directa”. Ese programa se hacía en el restaurante Sandy que quedaba en la carretera a Masaya”, dijo.

“Muchos sandinistas creyeron que yo le estaba entregando el micrófono a la contrarrevolución”, dijo “Chuno” quien consultó sobre estos tópicos a Leonel Espinoza quien era jefe del DAP (Departamento de Agitación y Propaganda del FSLN) confirmarle la participación a Reich quien llegó a Nicaragua con la espada desenvainada. “Ahí se dijeron cosas contra la Dirección Nacional del FSLN que nunca se habían dicho”, recuerda el Dr. Jesús Miguel Blandón.

También hubo comentarios en su contra de que “yo le daba demasiado tiempo al arte dramático, al “Tren de las seis” y no tanto al periodismo, pero en realidad el flanco periodístico estaba bien cubierto por Eduardo Romero Gómez ya fallecido, Abraham Quijano Macanche y Gustavo Montalván. Romero Gómez y Montalván ya está fallecidos.

“Lo novedoso era convertir una radio oficial del FSLN en algo atractivo, porque los noticieros de la épóca eran monótonos, todos decían los mismo, lo novedoso eran los programas “Línea directa” y “Apretando la tuerca”.
Hubo voces del FSLN que ahora están en la “acera de enfrente” que llegaron a asegurar tras bastidores de que “Chuno” era agente de la CIA. Nuestro entrevistado también tuvo una relación muy estrecha con el Cmdte. Carlos Núñez Téllez, fallecido el 2 de octubre de 1990.

Sus libros

“Chuno” también es escritor. A sus 75 años de edad ha escrito siete novelas y libros históricos: Esas publicaciones son “Entre Sandino y Fonseca”, “El nacatamal de oro” basado en una obra que hizo en el “Tren de la seis”; “Cuartel General”, una novela sobre San Rafael del Norte; “La noche de los anillos”, una novela sobre los años cincuenta; Segunda Edición del libro “Entre Sandino y Fonseca”; “Carlos Fonseca sacrificado”, publicado en el 2014 y finalmente la novela “Ocaso entre el amor y el poder”, publicada por la Editorial Fragua de España.

Tiene cuatro hijos, de los cuáles tres están en radios, dos en Radio Juvenil y una en Radio Tigre.

La imagen puede contener: una persona
No hay texto alternativo automático disponible.
La imagen puede contener: 2 personas
La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
 

 

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *