Estos paraísos ocultos en San Rafael del Sur aguardan ser descubiertos (+FOTOS)

Martes 25 de Abril 2017 | Carlos Fernando Álvarez

San Rafael del Sur es un municipio que cuenta con algunas de las más populares playas en toda Nicaragua, pero su encanto no se limita, ni de cerca, al manto de cristalina agua salada que baña sus costas. En su jurisdicción, hay potenciales destinos inexplorados que se perfilan como los próximos objetivos a ser descubiertos por muchos y si no los conocías, de ellos te contamos aquí en El 19 Digital.

Están resguardados pero cercanos. Su acceso poco complejo parece ser la manera que encontró la naturaleza de recompensar a los turistas que prometieron regresar y así lograr sorprenderlos cuando la ocasión los acerque de nuevo.

San Rafael tiene un suelo revestido de roca de tono oscuro de gran dureza que asemeja al material utilizado para grava, conocido también como piedrín. La tierra de la piedra caliza, la cal, el cemento y los cañales, fue muy bendecida por Dios y su potencial parece no acabar.

A penas entrar a San Rafael del Sur, el calor principalmente del verano provoca en el organismo buscar una manera para enfriarlo. Sin embargo, el municipio, igual que su gente, no se mide en cuanto a generosidad se trata.

el_salto

Un lugar rescatado de la memoria

Aquí nos toca hablar de “El Salto”, pues se ubica fácilmente en el borde del casco urbano. Es una cascada, que no es precisamente desconocida, sino más bien un lugar que ha retornado desde la memoria de los más adultos.

El sitio cobra notoriedad y nuevamente seduce a los lugareños — quienes dejaron olvidadas un sinnúmero de historias que allí guardaron sus generaciones anteriores — gracias a la novedad que causan las condiciones proporcionadas por la alcaldía municipal.

el_salto

Son obras que se han desarrollado en tres etapas desde el año pasado, en las que se han invertido casi dos millones de córdobas y según el alcalde Noel Cerda, el proyecto seguirá siendo ampliado.

Un mural con un pequeño parque en su frente hace la invitación a la distancia desde donde se puede llegar sobre el recientemente adoquinado. Tras él, una caseta en la que se abastecen aquellos que no alistaron nada para comer, da paso a bancas de concreto y un barandal de piedra que hace recordar los clásicos malecones coloniales.

el_salto

Como ha de ser en cualquier lugar al que se pretende visitar con frecuencia, los servicios higiénicos están a la vista y son muy accesibles. Para encontrarse con la cascada y acceder a las pozas creadas artificialmente, se acondicionó un sendero de piedra con unos 100 escalones.

Desde ese punto se observa diagonal a una represa, cómo el agua se abre paso entre unas piedras que se disponen unas más altas que otras y presta la oportunidad para que varios grupos se ubiquen cómodamente, tal cual se tratara de un edificio con varias terrazas.

el_salto

En la comarca Los Ladinos del municipio el salto fue hace unos 20 años un lugar al que los habitantes solían visitar con gran frecuencia, pero al pasar del tiempo fue sustituido por los viajes a la playa. Justamente de esa comarca es originaria Verónica Meza, quien bajo la sombra de un gigantesco árbol de chilamate, corta el repollo que será la ensalada que acompañará la carne asada que una de sus vecinas prepara unos cuantos metros más atrás.

Meza recuerda en su niñez un par de ocasiones en las que pudo llegar al lugar, pero que poco a poco le fueron perdiendo interés sin motivo aparente: “ahora se mira bien y lo importante es que lo han rescatado. Aquí es fresco y la playa es caliente y entonces mejor uno busca lo fresco. Antes no era así y está bien así está bonito”.

el_salto

La Iguana Verde

La cascada de la Iguana Verde es otro sitio que ya se escucha en boca de varios. Se ubica con facilidad en la comarca San Cristóbal, a 8 kilómetros de la ciudad y solo son los locales, los de muy cerca al lugar, quienes disfrutan del chorro de unos 10 metros de altura.

iguana

La cascada y su alrededor es ideal para acampar y hacer senderismo. El líquido que la nutre proviene de la cordillera de El Crucero, a más de 20 kilómetros con dirección a la ciudad capital y en este lugar se topa con una caída que inspira tranquilidad.

Al sitio se llega a pie recorriendo más o menos un kilómetro por un camino en el que pequeños arboles de tronco delgado se arquean por momentos en el sendero, creando una especie de cúpula. Lo que más se agradece de este rinconcito es la manera en que la temperatura cambia y le resta un par de grados al termómetro.

iguana

Una roca inmensa a la que parece habérsele antojado caer de la forma más incomoda delante del chorro bloquea la vista. Debido a esto, desde el frente es un poco complicada de observar y para lograrlo, casi es obligado mojarse en el río o escalar, sea la misma roca o la cueva que sobre su costado izquierdo asemeja a un balcón diseñado para apreciarla.

iguana

Un chorro que tropieza sobre gradas

Se localiza en la comunidad de Los Córdobas. Está dentro de una finca privada, cuyo dueño es un señor que ya ha conocido muchas aventuras durante sus años y no es muy dado para las entrevistas. Sin embargo, recibe a turistas que hasta la fecha no son muchos, pero a los que da la bienvenida encantado.

No cobra la entrada de momento y se siente feliz de compartir la bendición que Dios dio a su propiedad. Llegar hasta el lugar es aún más sencillo que el anterior destino mencionado. Se puede acceder hasta su orilla en vehículo y son solo 6 kilómetros los que se tienen que recorrer desde el casco urbano.

los_cordobas

El agua aquí baja por unos quince metros en dos niveles. Se tropieza sobre una colosal roca negra, una pared que aparenta haber sido construida intencionalmente con gradas. El caudal del río, acaricia la formación y durante este proceso, el agua se convierte en una especie de cortina transparente que se extiende sobre la parte frontal del muro.

Al caer, descansa unos momentos antes de continuar su recorrido hacia el Océano Pacífico y crea un charco en el que bañan plácidamente los visitantes o sobre el cual se toman fotos de pie mientras hacen caer el chorro sobre sus cuerpos.

los_cordobas

En la travesía fuimos guiados hasta este lugar por John Vílchez, un entusiasta del medioambiente y sobre todo, enamorado de su municipio. Fue el primer impulsor de estos destinos, mismos que él conoció gracias a los estudiantes de la escuela de San Pablo, donde fue maestro.

Vílchez considera que San Rafael del Sur siempre se ha promovido como un destino turístico, sin embargo, el enfoque siempre se ha dirigido al mar y nunca se tomó en cuenta el turismo rural.

los_cordobas

“Nosotros queremos que se den a conocer estos lugares porque son una vía que tenemos, porque es un recurso hermoso que tenemos de la naturaleza y esto va a ayudar a conservarlos, a que el medioambiente se proteja, a que protejamos la flora y la fauna de estos sitios que tenemos”, asegura.

los_cordobas

Santa Rita de los Chepeños, la más grande

La cascada más grande de todas es Santa Rita de los Chepeños. Es conocida así en honor a los primeros habitantes del lugar, aunque en realidad aparece en el mapa como Santa Rita del Este, cuenta John.

Aparenta ser corta al llegar bajando al costado del camino. No obstante, la impresión inicial que se obtiene es solamente el primer nivel, de de tres en total que se turnan haciendo rebotar al río de un lado al otro mientras se desliza hacia abajo durante 25 metros. Por ese motivo hacer que quede completa contenida en una sola foto es una tarea casi imposible.

Es fácil distraerse en el primer nivel pues tiene una poza mediana en la que alcanzan varios.

chepeños

“Aquí viene mucha gente a bañarse en lo que es la Semana Santa, quizás unos quince días de que pasó Semana Santa y les gusta este lugar aquí porque es un lugar muy fresco y bien bonito. Mucha gente viene de Managua aquí a este lugar. Mucha gente ha comprado terreno, propiedades, porque les ha gustado aquí este lugar”, afirma don Rodolfo Bermúdez González, un hombre que habita en los alrededores y ese día de acercó para pasear con su pequeña nieta.

La cascada de Santa Rita es tan abundante que es también utilizada para labores de riego y el gobierno contempla realizar un proyecto hidroeléctrico para aprovecharla. Don Rodolfo que tiene más de 30 años viviendo cerca, asegura que a pesar de esto “no le hace ni cosquillas al caudal”, que siempre se ha mantenido igual de robusto.

Sin embargo, advierte que debido a que fue un regalo divino, la obligación de los sanrafaelinos y los que allí llegan, es de cuidarlo y velar porque se vea siempre igual de exuberante. “Dios lo ha dejado para los seres humanos. No podemos decir que Dios lo dejó para destruirlo, despalar. No se puede despalar aquí porque no sirve”.

chepeños

El Alcalde de la Ciudad, estima que estos sitios son aptos tanto el turismo, como para los emprendimientos “para que las familias de esos lugares puedan instalar negocios”.

La invitación de la comuna se abre partiendo de los altos índices de seguridad con los que cuenta Nicaragua, que es el estímulo perfecto para que los turistas viajen hacia cualquier destino dentro del país sin mayor preocupación que la de disfrutar.

“Eso nos da como un ejemplo para que podamos convertir y crear condiciones y que podamos desarrollar estos lugares, que sean atractivos turísticos no solamente para el municipio, sino también para los nacionales y los extranjeros que nos quieran visitar”, precisa.

En su territorio San Rafael del Sur cuenta en total con seis cascadas que enorgullecen tanto a su gente como al país entero. La ventaja de visitarlas en la actualidad, es aprovechar estos lugares considerados vírgenes y que cuentan con un potencial turístico enorme que solo sus visitantes podrán medir.

chepeños