Observaciones del Espacio Ultraterrestre

Como parte de las observaciones del espacio ultraterrestre, el pasado 21 de agosto,  el CONICYT realizó visitas en la Universidad de Ingeniera (UNI), el Instituto de Geología y Geofísica (IGG-CIGEO) de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) y en las instalaciones del científico David Castillo Pacheco, de la Asociación Científica de Astrónomos y Astrofísicos Nicaragüenses (ASTRONIC), donde la comunidad universitaria y el público en general estuvo presente para observar el eclipse solar. La población, logró tener un mayor acercamiento a la ciencia y conocer sobre este campo de la investigación astronómica.

La Asociación Nicaragüense de Astrónomos Aficionados (ANASA) y el Club de Astronomía de Aficionados de la UNI, organizaron un observatorio en las cercanías del edificio Rigoberto López Pérez, donde facilitaron las herramientas y brindaron recomendaciones al momento de apreciar el fenómeno.

Por otra parte, el Instituto de Geología y Geofísica de la UNAN-Managua en conjunto con la Facultad de Ciencias e Ingeniería de esta alma mater, realizaron también un observatorio con el mismo fin, difundir la ciencia y adoptar una cultura de investigadores, facilitando información con fines educativos para evitar que se generen mitos por este fenómeno.

David Castillo Pacheco, de la Asociación Científica de Astrónomos y Astrofísicos Nicaragüenses, se pronunció con respecto al eclipse solar, para aclarar que este fenómeno se da por la alineación entre la tierra, la luna y el sol. Además brindo algunas recomendaciones y desmintió mitos entorno al evento, ya que alguna personas creen que las mujeres embarazadas que presencien el acontecimiento puede correr el riesgo de que sus bebes nazcan con enfermedades congénitas, el científico apuntó que el único efecto que causa es el incremento de las mareas oceánica, también anunció que el próximo eclipse será en el 2023 y el 2029.

El tan esperado eclipse, el cual solamente se observó de manera parcial en un 30 por ciento, entre las 11:50 de la mañana y 2:15 de la tarde, llenó de expectativas y entusiasmo a los nicaragüenses, quienes hicieron filas y esperaron turno para poderlo ver con sus propios ojos a través de telescopios, gafas especiales y lentes con filtros solares.

Entre las recomendaciones que brindaron los especialistas, están el no ver el eclipse de forma directa con radiografías, negativos, ni gafas comunes ya que todo eso puede provocar daños permanentes en la vista, además el uso de las gafas o filtro solares especiales solo deben manipularse en un lapso de 5 segundos en observación directa.