La cajeta de leche y los dulces tradicionales incursionarán en el mundo de la moda
Miércoles 4 de Octubre 2017 | El 19 Digital

Los Dulces Mama Nina serán el primer producto gastronómico que se presentará en un stand de Nicaragua Diseña. Se trata de una tendencia que promueve además del consumo de postres tradicionales, una puerta de salida a la nostalgia.

La propuesta de Anayanci Guardado pasó de ser una idea con la meta de generar ingresos durante la celebración de las tradicionales purísimas del año 2016, al lograr cada vez mayor espacio dentro de los consumidores nacionales.

El producto resultó ser exitoso, pues una vez que terminaron las festividades religiosas, siempre quedaron aquellos clientes que saldrían de vacaciones o recibirían visitas del extranjero.

Ya teníamos clientes que habíamos atendido una o dos veces y nos empezaban a preguntar qué íbamos a hacer para el 14 de febrero (Día del Amor y la Amistad)”, recuerda la emprendedora.

¿Qué es lo atractivo? Es sin más, su presentación. Como reza el dicho, “El amor entra por los ojos” y un empaque atractivo, además de una inusual y práctica manera para consumir los dulces tradicionales, representa una vuelta de tuerca para el mercado nacional de la confitería.

Si vos lo ves en un empaque bonito, podés pagar. Estás dispuesto a pagar hasta un poquito más, porque vas a sentirte cómodos”, afirma.

Precisamente, Guardado explica que su producto “Insignia” son las brochetas de dulces mixtas. Una variedad de cajetas de coyolito, coco, y leche, envueltas en papel transparente y empaladas en una pequeña varilla de madera, lo que permite no solo una buena presentación, sino la forma más práctica de no ensuciarse los dedos.

La idea de comerte un dulce y no tener que ensuciarte las manos, suena interesante y a la gente le gustó. Es una idea que compraron de inmediato y pasamos de vender en las purísimas a que la gente empezara a hacer pedidos”, explica.

Sin embargo, hay otro tipo de productos que siguen esta misma lógica y que resultan más atractivos para aquel consumidor que busca darse un pequeño capricho.

Son presentaciones individuales en algunos casos de la siempre cotizada cajeta de leche, empacada sobre una cuchara de melamina o bien dulces típicos acomodados en delicadas y atractivas cajas, tal como si se tratara de la tradicional bandeja de chocolates que se usa para dar obsequios especiales.

Una de las metas de esta mujer emprendedora y de su hijo Gabriel, es lograr también poder ofrecer dulces de dieta, para quienes por cuestiones de salud o estética, no tengan que pecar de más.

Revivir historias

Más allá del producto como tal, lo que Guardado afirma que los dulces que ofrece, son la oportunidad de revivir historias de la niñez.

Actualmente los Dulces Mama Nina atienden exclusivamente por pedido y sus aspiraciones son las de lograr exportar esta nostalgia para aquellos que lejos de su tierra, puedan compartir un pedazo de aquella tradicional cajeta de su patria natal.

El dulce es un producto nostálgico. Vos siempre te querés comer una cajetita de leche. Imaginate que estas en Zhensheng, en China y que querés dulce y que te pueda llegar una caja con cajeta de leche. Te volvés loco. ¿Cuántos meses o cuántos años tendrás de no habértelo comido? Y eso es lo que nosotros queremos hacer”.

Nicaragua Diseña, la plataforma perfecta

Una vez que Nicaragua diseña hizo la convocatoria abierta, Dulces Mama Nina cumplía apenas 5 meses. La idea resultó atractiva para el negocio y decidieron aplicar con el mayor optimismo y la confianza de que al ser un evento de modas, la moda del dulce podría encontrar un espacio adecuado.

La verdad que fue como aventurarse, tirarse al abismo porque uno no sabe lo que puede pasar. No hay peor lucha que la que no se hacer y ya el 50% de tener lo perdido ya lo tenés garantizado. Ya vas a la mitad, te queda la otra mitad”, asegura.

Luego de una competencia reñida por el limitante espacio y las exigencias de calidad, lograron alcanzar la participación, en la que tienen preparada una gran sorpresa, lo que les permitirá a partir de entonces preparar en un lanzamiento “más elaborado” de sus productos.

La mayor experiencia que considera de participar en Nicaragua Diseña es rodearse de mentes innovadoras a través de las cuales puede nutrir su talento “aunque lo que ellos hagan no se parezca a lo tuyo”.

Yo creo que es una oportunidad para que todos aprovechemos. Yo conozco gente que tuvo la intención de participar y sólo se quedaron con ‘tuve la intención’ porque no se lanzaron y tenés que lanzar para ver si la podés pegar”, asegura.