La alemana que se enamoró de la Revolución Sandinista y se quedó en San Miguelito
Domingo 22 de Octubre 2017 | El 19 Digital

Era 1985 cuando una brigada de jóvenes internacionalistas de Alemania llegaron a Nicaragua, motivados por el sentimiento de amor y solidaridad que inspiró la Revolución Sandinista en el mundo, durante esa época que el país enfrentaba una guerra impuesta por el imperialismo norteamericano, representado por el gobierno de Ronald Reagan.

Estos jóvenes alemanes vinieron e inmediatamente se internaron en muchos lugares del país, para materializar su solidaridad con proyectos dirigidos a los niños, mujeres y ancianos.

En este grupo de internacionalista se encontraba Frida Web, de ese entonces 21 años, quien dejó sus comodidades en su natal Alemania, para ayudar a reconstruir una cancha deportiva en el municipio de San Miguelito, ubicado en el departamento de Río San Juan.

Yo vine a Nicaragua con un movimiento juvenil que apoyó a la Revolución Sandinista. La primera vez fue en 1985, vinimos apoyar a la construcción de una cancha aquí en San Miguelito, la segunda vez también con otros jóvenes en 1987 y desde 1989 me quedé a vivir en Nicaragua para trabajar con las mujeres”, cuenta Frida, mientras dirige el trabajo de las mujeres que participan en el taller de costura.

Allá en Alemania hicimos trabajo solidario por la Revolución Sandinista, nos gustó mucho la idea de la cultura para el pueblo, la solidaridad y que realmente un pueblo tomó su destino en sus manos”, añade esta mujer alemana que ya sabe elaborar el nacatamal y adora el fresco de cacao.

Se quedó y encontró el amor

Sus primeros días en San Miguelito, fueron de mucho aprendizaje, se enamoró de la gente, de los atardeceres en el puerto lacustre y de la naturaleza.

“Primero me enamore del pueblo, del ambiente, de la gente y ahora ya tengo familia, porque me enamoré de un hombre que ahora es mi marido”, cuenta.

Frida reconoce que fue la Revolución Sandinista la que en todo momento ha empoderado a las mujeres y se ha preocupado para que se inserten a la economía con actividades productivas.

“Yo desde chiquita siempre quería trabajar con otras mujeres, con otras muchachas en manualidades y otras cosas. Nos importa mucho que aprenda, tenemos otro grupo de mujeres en el campo y a otras les enseñamos a cortar la tela, a coser, para que salgan adelante, para que salgan de sus rutinas y que tengan sus propio dinero”,relata.

Desde hace unos 10 años, Frida conformó con otras mujeres nicaragüenses una cooperativa llamada “Tallercito Típico” en la que elaboran uniformes escolares, almohadas, togas, y cotonas típicas con bordados muy llamativos, que son una verdadera sensación en esta zona del país.

Este espacio se ha constituido como una escuela para decenas de mujeres que han aprendido a emprender e innovar

“Aquí en San Miguelito es un terreno bastante difícil para un negocio de emprendedores porque vivimos muy largo de la zona donde compramos nuestros insumos y donde vendemos nuestras creaciones, pero igual tenemos mucho apoyo de la alcaldía, tenemos bastante apoyo del INTUR y del CANTUR, pues nos incluyen en sus ferias y en los bonos turísticos”, señaló Web.

Un ángel que llegó desde Alemania

Las mujeres de San Miguelito califican a Frida como un “ángel” caído desde Alemania, que vino a Nicaragua a cambiar la mentalidad de las mujeres, cambio que también apoyan las autoridades municipales con una serie de emprendimientos o pequeños negocios.

“Esto para nosotras las mujeres es muy lindo, porque aprendemos y esto es muy lindo trabajar en esto. Frida es muy amable, muy respetuosa y me gusta trabajar con ella, tiene muchos años de estar en San Miguelito, es muy respetada por el pueblo”, dice Eugenia Chavarría, de 21 años.

Esta joven está aprendiendo el oficio de la costura, quiere en muy poco tiempo poner su propio taller en su comunidad, que se ubica a unos 10 kilómetros del casco urbano del municipio.

Mientras tanto doña Valentina Mairena, que tiene 10 años de trabajar con Frida, señala que estar involucrada en la cooperativa de mujeres, le ha permitido ser una mujer independiente, que desde su posición de madre soltera, pudo dar educación primaria y secundaria a sus hijos.

“Frida nos ha dado la posibilidad a quienes nos tenemos otra manera de trabajar, a salir adelante en este taller. Ya he preparado a mis hijos, incluso una de mis hijas está trabajando en este taller, que significa mucho para nosotras las mujeres”, relata Mairena.

San Miguelito es un municipio que gracias a programas socioeconómicos que promueve el gobierno en alianza con la alcaldía, ha permitido que pequeños emprendimientos como el que dirige Frida Web, puedan encontrar espacios de apoyo y de comercialización.

Frida encontró en Nicaragua su segunda patria y en San Miguelito, su corazón echó raíces, que ahora son tan fuertes que difícilmente son arrancadas, ya que estas están sostenidas por manos de las mujeres de este hermoso municipio.

Si usted quiere adquirir las bellas creaciones del Taller Típico de Frida Web y de las mujeres de San Miguelito, puede llamar a estos números 84992821/83608325.

La alemana que se enamoró de la Revolución Sandinista y se quedó en San Miguelito

taller

Estadísticas
  • 128.021
  • 56.449