La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, dijo este mediodía que hoy lunes “estamos iniciando semana en continuidad de oración, imploración, bendición sobre nuestro país y la familia nicaragüense, sobre las familias nicaragüenses”.

“Estamos viviendo la esperanza con esperanza en el nuevo día, como dice el Himno de la Alegría, Ven canta sueña cantando, vive soñando el Nuevo Sol, en que los hombres, las mujeres volveremos a ser hermanos; así estamos, orando, implorando, que brille la Paz, que recuperemos la Paz, la Estabilidad, a trabajar mejor, para vivir mejorando cada día nuestra existencia en comunidades, comarcas y barrios de nuestro país”, añadió..

Rosario reiteró que “Nicaragua unida clama justicia y paz y Dios es justo, bienaventurados todos los que nos unimos en clamor de justicia, diálogo y paz porque seremos oídos estamos seguros”.

“Hoy conmemoramos a Tomás a seis años de su partida con clamor de diálogo, justicia y paz, y conmemoramos a Tomás en esa infinita fuerza de victoria de nuestro pueblo y lo conmemoramos afirmando somos generosos en las victorias y vemos todo este tiempo de tribulación, de dolor como una transición en la que vamos con mucha fe en Dios y con Dios en nuestros corazones, y con Dios en nuestras mesas de diálogo, y con Dios en nuestros hogares y con Dios en cada hermano y hermana nicaragüense”, añadió.

Recalcó que “Nicaragua unida clama a Dios con fe y Dios es justo, bienaventurado nuestro pueblo que tiene el poder de la fe y el amor y Dios es justo; bienaventuradas las familias nicaragüenses que queremos trabajo, estabilidad, cariño, reconciliación en este nuevo tiempo, reconciliación como bendición infinita sobre nuestra tierra”, dijo la Compañera Vicepresidenta.

Abogó porque sean bienaventurados “todos los que queremos trabajo, paz, diálogo, encuentro, una Nicaragua unida, una Nicaragua que siga unida, fortalecida en la fe”.

“Un hermano que nos escribe, quería de verdad agradecer todos los mensajes que hemos recibido de fe. Son mensajes de fe, personas, hermanas, hermanos, familias de buena voluntad que nos envían palabras, nos dan palabras, palabra de Dios y ratifican su fe, la fortaleza espiritual del pueblo nicaragüense para construir la paz verdadera de Nicaragua”, indicó.

“Esa paz que solo Dios puede dar, dice el compañero que nos escribe, y la conquistamos y construimos con oración y ruegos al padre celestial y pone entre comillas: “Jeremías 29-11, porque yo sé los planes que tengo para vosotros declara el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza”.

Rosario reflexionó que “no solo creemos en Dios, le creemos a Dios, palabra que nos envía un compañero, compañeras y familias que ratifican que nuestra Nicaragua tiene la fortaleza de la fe, estamos en oración implorando la bendición de la paz y la reconciliación para nuestra tierra bendita y para nuestro pueblo”.