La Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, invitó a las familias nicaragüenses a participar la tarde de este miércoles en el Canto por la Paz y el Cariño, en la Avenida de Bolívar a Chávez, desde donde se realizarán oraciones y un concierto para clamar por la convivencia pacífica en Nicaragua.

“Tenemos esta tarde el canto o la oración del pueblo nicaragüense por la Paz y el Cariño. Un canto, un hermoso concierto en la Avenida de Bolívar a Chávez donde nos congregaremos en Paz y en Amor a rogar por la convivencia pacífica en nuestra Nicaragua. Por la convivencia en el espíritu de Cristianismo y Solidaridad que nos caracteriza a las familias nicaragüenses. Desde las 4 de la tarde estaremos congregados en la Avenida de Bolívar a Chávez, congregados en rogativas, congregados en oración, congregados en devoción y congregados con mucho ánimo, con mucha fortaleza espiritual, congregados para reclamar la Paz, pedir la Paz, decretar la Paz, comprometernos en la construcción de la Paz, expresó Rosario.

Dijo que “vamos a tener el aliento de la música hermosa que nos llama precisamente a ser constructores de Paz todos los días, como nos ha llamado Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Leopoldo Brenes a construir la Paz todos los días; a como nos llama la Virgen de Cuapa; como nos llaman los señores Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, ser constructores de armonía, de encuentro, de paz, convertirnos en apóstoles de la Unidad y de la Paz todos los días”.

Rosario destacó el esfuerzo de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, en especial del Cardenal Brenes, para apoyar los esfuerzos de restablecimiento de la Paz y el diálogo en el país.

“Nosotros queremos reconocer ese inmenso esfuerzo que están realizando los señores Obispos de la Conferencia Episcopal, el Cardenal Leopoldo Brenes a la cabeza para asegurar las condiciones óptimas para el diálogo nacional. Cómo han trabajado, nosotros lo sabemos, Nicaragua se los reconoce, cómo han trabajado para lograr, ir logrando creando las mejores condiciones, el consenso, ir logrando también organizar las mesas de trabajo, ir logrando lo que se requiere, un ambiente de civilidad, de respeto, para que eso sea lo que prevalezca en el diálogo. Un encuentro, un diálogo donde se puedan discutir con respeto todos los temas”, manifestó.

Remarcó que en ese espacio de diálogo se busca “darle continuidad a temas específicos en el tiempo y atender las urgencias que tienen que ver con la generación de confianza y la estabilidad de nuestro país, esa estabilidad que todos reclamamos, que todos necesitamos, estabilidad, seguridad para trabajar y para ir adelante, atendiendo todos los temas, estableciendo esas prioridades sin descuidar, oídos atentos, sin descuidar absolutamente ninguna propuesta, pero encausados en el respeto y en la tolerancia para escucharnos y para – me decía uno de los señores Obispos – encontrar esa ética, reencontrarnos con esa ética de comunicación y convivencia que la Patria nos pide a todos”.