El pueblo nicaragüense se pronunció una vez más a favor del Diálogo Nacional, mismo que este lunes alcanza su tercer encuentro y en el que se espera alcanzar resultados positivos que enrumben nuevamente hacia la paz y la estabilidad económica, turística y social, tal y como se vivía semanas atrás.

Las actitudes negativas tomadas por grupos desestabilizadores han afectado de manera significativa al país, ante lo cual, los pobladores se pronuncian en repudio a todas las acciones que afectan la integridad del pueblo.

“Esos tranques nos perjudican a todo el pueblo en general, porque los productos no entran al mercado. Lo más sensato es continuar el diálogo y no seguir provocando el caos. Yo insto al pueblo a tener fe en Dios y en las autoridades que están siendo parte del diálogo, aquí todos queremos paz, trabajar tranquilos, poder circular libremente en las calles y sin ser víctimas de violencia”, expresó Jorge Bustamante.

Por su parte Maura Aragón expresó que la estabilidad de un país radica en la paz, el diálogo y el respeto, por lo cual, todos los nicaragüenses deben ser constructores de una Nicaragua mejor, en la que el pueblo sea el gran protagonista.

“Vivir en paz es lo que queremos porque no es fácil vivir en zozobra e inseguridad. Yo insto a los jóvenes a tocarse el corazón y no seguir creando caos en el pueblo, todos somos hermanos y debemos de buscar la presencia de Dios para que ilumine esos corazones llenos de odio y venganza”, dijo.

Dialogo2

Pequeños negocios esperan retomar sus actividades

Así mismo, los trabajadores por cuenta propia esperan que la situación del país mejore a través de los resultados del Diálogo Nacional, ya que lo único que desean es poder trabajar en paz, llevar el sustento a sus hogares y cumplir con sus responsabilidades económicas, las que se han visto empañadas en las últimas semanas.

“Estoy segura que hoy la misericordia de Dios va a reinar en el diálogo, porque nuestro padre celestial sabe que este es un pueblo trabajador, que además no quiere guerra. Yo me gano la vida vendiendo comidas rápidas y la verdad es que quiero trabajar en paz, poder recibir a mis clientes con tranquilidad y salir adelante dignamente”, manifestó Elsa Gutiérrez.

“Las ventas se han caído bastante, la gente no sale a la calle por temor y eso nos ha afectado mucho, estamos medio trabajando y con una gran zozobra porque tenemos deudas y hay que pagarlas, pero con esta situación ni el abono hemos logrado recoger. Creo que todos queremos trabajar y dialogando se va a lograr mejorar la situación del país”, subrayó Zoila Loza.

Dialogo2

Dialogo2

Dialogo2