Dime qué comes y te diré cómo duermes

Los alimentos ayudan a un buen sueño, esta verdad formulada hace muchos años ahora tiene algunas nuevas recomendaciones

Oliverio Celaya | 

Los alimentos tienen una base profunda en el tipo de alimentos que ingerimos y a las horas que lo hacemos, además de la actividad física que realizamos durante el día. Tal afirmación es de hace muchos años pero ahora aparecen nuevas recomendaciones.

Muchos especialistas tienen su lista propia de consejos en cuanto a los tipos de alimentos que facilitan el sueño, de ahí que publiquemos algunas de estas propuestas que pueden ser sumamente interesantes.

Según un estudio publicado en la revista Obesity, las mujeres que duermen mejor tienen un 33 por ciento más de probabilidades de alcanzar sus objetivos de pérdida de peso.

Este es un beneficio particular de los muchos que proporciona el conseguir dormir bien. Al día siguiente tenemos más energía, ánimo y ganas de afrontar la jornada. En cualquier caso, ya sea que quieras poder dormirte de una vez o simplemente despertarte más fresco, aparecen ciertos alimentos que ayudan a dormir mejor y a conciliar el sueño.

Almendras. Las almendras son ricas en magnesio, un mineral necesario para un sueño de calidad (y para la salud de los huesos).

Un estudio publicado en el Journal of Orthomolecular Medicine encontró que cuando los niveles de magnesio del cuerpo son demasiado bajos, hace que sea más difícil permanecer dormido.

Bananas (plátano). Los plátanos o bananas, conocidos por ser ricos en potasio, también son una buena fuente de vitamina B6, que es necesaria para producir melatonina (una hormona inductora del sueño desencadenada por la oscuridad).

Jugo de cereza. Un vaso de jugo de cereza podría hacer que te duermas más rápido, según investigadores de las universidades de Pennsylvania y Rochester.

Las cerezas, particularmente las ácidas, aumentan naturalmente los niveles de melatonina.

Miel. El azúcar natural que se encuentra en la miel aumenta levemente la insulina y permite que el triptófano ingrese al cerebro con mayor facilidad, según la nutricionista Lindsey Duncan. Una cucharada antes de acostarte o mezclada con té de manzanilla podría darte un sueño más reparador.

Col de Kale. Estudios sugieren que ser deficiente en calcio puede hacer que sea difícil conciliar el sueño.

Las verduras de hoja verde como la col rizada o Kale están cargadas de calcio, lo que ayuda al cerebro a usar triptófano para fabricar melatonina. Las espinacas también son una buena alternativa.

Pretzels. Los alimentos como pretzels y chips de maíz tienen un alto índice glucémico. Después de comerlos, tendrás un aumento natural en sus niveles de azúcar en la sangre y de insulina, acortando el tiempo que tardas en quedarte dormido.

Arroz. El arroz blanco tiene un alto índice glucémico, por lo que comerlo reducirá significativamente el tiempo que te lleva dormir, según un estudio australiano.

En particular, el arroz jazmín provoca un sueño repentino más rápido. Una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition descubrió que las personas que incluían arroz jazmín en la comida se dormían más rápido que cuando comían otros tipos de arroz.

Así que ya sabes, escoge los que tengas a mano y te facilitarán un sueño reparador que mucha falta hace para una mejor calidad de vida y desempeños.
mem/rfc