La Doctora Sonia Castro, titular del Ministerio de Salud (MINSA), hizo un llamado a respetar unidades públicas de salud, que están a disposición de las familias, indistintamente de sus posiciones políticas.

El llamado lo hizo luego de los ataques e ingresos por la fuerza en los hospitales en los que de por sí ya se atienden pacientes como embarazadas, personas con cardiopatías, con neumonía, niños con diarrea y otros tipos de enfermedades, así como a los heridos debido a la violencia actual en el país.

Nosotros lo que queremos hacer es un llamado, pero además denunciar estos actos porque no son correctos. Los hospitales son para salvar vidas y también nosotros pedimos a todas las personas que están ahí, que puedan permitir la circulación de los trabajadores para poder asistir a las unidades de salud y dar su atención”, apuntó.

Atención normal en el Hospital de Jinotepe

La ministra confirmó que a pesar del ataque al Hospital Regional de Jinotepe, el centro asistencial no ha cerrado  y continúa brindando atención, como el área de emergencia abierta.

Sí llegaron, se fueron, pero ahí están los trabajadores, de diferentes tipos, doctores, camilleros, enfermeras. Nos comunicábamos con los compañeros y están atendiendo a las personas”, apuntó.

Castro aclaró que también se hacen coordinaciones con centros de salud privados para atender a todos aquellos que necesiten atención.

La funcionaria también pidió a Dios que los nicaragüenses podamos tener entendimiento para superar esta dificultad y zozobra, que ha generado dolor entre las familias.

También hay que decir, hay mucho odio, pero hay que pedir a Dios nuestras oraciones, que pueda calmar toda esa situación y podamos encontrar la tranquilidad y la paz”, afirmó.

La ministra dijo que así como el caso de Jinotepe, todos los hospitales públicos están prestando servicios.

Del mismo modo confirmó que en el centro atacado esta mañana, solamente se reportan daños materiales, sin embargo lograron atemorizar tanto a los pacientes como a los trabajadores de la salud.

Recordó que también se han secuestrado vehículos y ambulancias con en el caso de la Guinea, donde también se sustrajeron medicamentos. “Acciones que violentan el desarrollo normal de servicio a la población nicaragüense”, dijo