El Embajador de Venezuela en Nicaragua, compañero Francisco José Arrúe, resaltó el ejemplo, legado y vigencia de las ideas del Libertador Simón en el 235 Aniversario de su Nacimiento.

Parece mentira y mi agradecimiento infinito que podamos compartir y divulgar, no solo el Nacimiento del Libertador, el legado que nos dejó, porque hoy estamos celebrando con alegría su Nacimiento, su Cumpleaños, feliz por así decirlo”, expresó el diplomático venezolano, en una entrevista para Multinoticias y El 19 Digital.

Destacó también “el compromiso ineludible de los pueblos de América Latina y El Caribe, de esa Patria Grande que él soñó, y que con tanto dolor lo llevó a la tumba sin haber conseguido por lo que él tanto luchó, por lo que entregó su vida”.

Por eso hoy tiene ese doble significado: Por un lado la alegría de celebrar sus 235 años, pero también el compromiso irrenunciable, indeclinable de los Pueblos de América Latina y El Caribe”, añadió.

Un ejemplo vigente

Dijo que hoy “lo vemos, en Venezuela, lo vemos en Nicaragua que esa lucha que él planteó con su vida, con su ejemplo, con su valentía, con su dedicación absoluta a la libertad y a la soberanía de los pueblos, hoy sigue vigente”.

Calificó a Bolívar “como un profeta que se adelantó a los tiempos y señaló el camino que teníamos que seguir todos los pueblos de América Latina y El Caribe”.

Dijo que el día del Aniversario de su Nacimiento “hoy es un día que está clavado en el Alma del pueblo venezolano pero también en los pueblos de América Latina y El Caribe”.

Cuando uno ve, por ejemplo, aquí tenemos escritos, testimonios de grandes pensadores desde Unamuno, Martí, etcétera, que hablaron y que escribieron sobre Bolívar, sobre Bolívar como un hombre excepcional, no solamente por lo que dijo la BBC de Londres que lo consideró el americano más preclaro en la historio del Siglo XIX, pues nada, un actor de 472 batallas, que el Libertador condujo, solo perdió seis”, enfatizó.

Recordó que estuvo en peligro de muerte en las grandes batallas, 27 veces. “A pesar de eso él siguió, el hombre de las dificultades, ese hombre que cuando estuvo acosado, enfermo, solo, traicionado, un edecán le preguntó y ahora que hacemos libertador? Y él respondió: “¡Vencer!”.

Nos dejó un reto

Yo creo que ese es el legado y el reto que nuestro Libertador eterno, Simón Bolívar nos dejó y que nos anima a seguir adelante y a no claudicar jamás”.

Preguntado sobre la vigencia de ese legado en los pueblos de Latinoamérica y cómo se ve reflejado, explicó:

Sin duda alguna, y con Bolivia, Bolivia era la niña preferida del Libertador, con la fundación de Bolivia él volcó todo su amor y todo su cariño, por esa Bolivia indígena, originaria, andina; por eso hoy más que nunca el antiimperialismo bolivariano que luego lo asumió Sandino, Fidel, el Che, tantos hombres Allende, tantos hombres y mujeres que dieron su vida por el antiimperialismo, yo creo que hoy es absolutamente vigente”.

Y fíjense que el Libertador en un escrito ya vio la historia de América Latina y El Caribe, cuando dice: “Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados por la Providencia para plagar de miserias la América toda, en nombre de la Libertad”.

Y parece mentira, porque sigue vigente ese pensamiento del Libertador. Por eso uno se siente tan orgulloso, de un origen tan noble, de una sangre tan extraordinaria, que puso ya en el futuro, en la esperanza, en la construcción de un mundo diferente, de una Patria Grande, la alegría y la felicidad de todos los hombres y mujeres, no solo de América Latina y El Caribe.”, reseñó.

Señaló que “cuando uno lee ese Decreto en contra de la Esclavitud, Bolívar dice: “La Justicia, la Política y la Patria reclaman imperiosamente los derechos imprescindibles de la naturaleza, he venido en decretar, como decreto, la Libertad absoluta de los esclavos que han gemido bajo el yugo español en los tres siglos pasados”.

Dijo que eso fue en junio del 16. El Libertador ya estaba aboliendo la esclavitud de una manera definitiva, total para la tierra americana, recalcó.

Bolívar jugó un papel Libertador

El Embajador venezolano reiteró que “cuando se le llama El Libertador, es esencialmente, por ese su papel, liberar, liberar, liberar; por la justicia y por la paz en los pueblos de América Latina y El Caribe”.

Añadió que por eso a Bolivia la atacan, comenzaron ya con Evo Morales; en Nicaragua siempre han mantenido esa espada de Damocles sobre el pueblo nicaragüense, que se ha agudizado en estos últimos meses y con Venezuela, “llevamos ya 20 años, 20 años implacables de querer destruir la Patria de Bolívar para quedarse con los despojos; que esos en el caso de Venezuela, están bajo tierra en su petróleo, pero en Nicaragua es su gran futuro como lugar estratégico en el centro de Centroamérica”.

Y recordó que en el caso de Nicaragua se añade la posibilidad futura y presente de un Gran Canal Interocéanico que una los dos Océanos.

Por eso digo, y no digamos, Cuba, la Cuba de Martí, la Cuba de Fidel, que lleva 60 años enfrentada ese imperio implacable, pero que no han podido doblegar a nuestros pueblos, ni lo doblegarán”.

Recordó que como decía Sandino, “que él sentía orgullo de esa sangre indígena que lo hacía fiel, tan coherente, tan consecuente y tan leal con los ideales de la Patria”.

Pues eso es lo que recorre nuestras venas y hoy con Bolívar de la mano y con Bolívar al frente, realmente nos sentimos orgullosos de ser latinoamericanos, caribeños y de tener y ser herederos de esta maravillosa gesta de libertad y soberanía”, dijo.

Resaltó que Bolívar hablaba con la autoridad que le daba su vida, con el testimonio, el ejemplo.

Bolívar murió pobre

Y Bolívar siendo un hombre extremadamente rico, dueño de tierras, dueño de minas, dueño de recursos, en Venezuela, murió tan pobre; entregó tanto su vida por la libertad y por estos principios de la soberanía, de la igualdad entre los seres humanos y entre las naciones, el respeto y la no injerencia en los asuntos de los Estados”, expresó.

El embajador venezolano señaló que “murió tan pobre que tuvieron que regalarle una camisa nueva para enterrarlo de una manera decente. No tenía ni eso, ni una camisa. Yo creo que ese era el verdadero testimonio, ese es el verdadero ejemplo que debemos llevar todos los hombres y mujeres, todos los revolucionarios de América Latina y El Caribe”, explicó.

Un ejemplo respaldado “con nuestra vida, con nuestro testimonio, con ese desprendimiento que nace en las entrañas del pueblo latinoamericano y caribeño, que también encarnó Bolívar como la esencia del triunfo futuro: La entrega de la vida, la entrega de los recursos, la entrega de toda su juventud, de toda su vida”.

Yo creo que por eso, ese legado que nos deja Bolívar cuando se nos va, es su último testamento: “Si con mi muerte contribuyo a que haya unidad, que cesen los partidos las diferencias, bajaré tranquilo a la tumba”, detalló el diplomático.

O sea que hasta ese momento tiene un llamado a los pueblos de América Latina y El Caribe, a la unidad. A la unidad por la paz, a la unidad por la justicia, a la unidad por la soberanía, a la unidad por la libertad de los hombres y mujeres que conformamos esta Patria Grande”, refirió.

Yo por eso creo que, volviendo a insistir en el orgullo, es un verdadero orgullo, un privilegio, pertenecer a esta raza indómita, indoamericana, y africana, porque también por nuestras venas corre esa sangre grandiosa de la Madre Patria Africana”.

Por eso hoy tiene vigencia, claro que tiene vigencia, y es una de las banderas que para nuestra juventud tiene que servir de aliciente, que nunca nos acobardemos, que nunca bajemos la guardia, nunca dejemos de mirar por los eternamente excluidos, porque esa es la lucha de la libertad”, instó.

La lucha de la libertad no es un orgullo para salir en una foto, la lucha por la libertad es por la justicia de nuestros pueblos, para ese pueblo eternamente excluido, ignorado, oprimido, que conforman la mayoría de nuestros hombres y mujeres de América Latina y El Caribe”.

“Y de esas entrañas es que nace Bolívar y de esas entrañas nace un hombre como Martí, como Sandino o como Chávez, que en estos días vamos a celebrar su Cumpleaños, número 64.