La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, reiteró este miércoles la petición de justicia que hace el pueblo nicaragüense para las víctimas de los crímenes de odio cometidos entre los meses de abril y junio.

Destacó que Nicaragua está cada vez más unida y siempre libre, “aquí estamos como cada día dándole gracias a Dios, gracias a Dios por la vida que vamos recuperando la vida, buena la vida en paz, la vida con seguridad, un pueblo en luz de vida, nuestra Nicaragua siempre linda, un pueblo que va adelante, alegre y esperanzado de la mano de Dios y eso sí, un pueblo que no olvida, un pueblo que pide justicia por los crímenes cometidos durante los últimos tres meses, del 18 abril, hasta junio, tres meses, un pueblo que no quiere impunidad”.

“Son 197 hermanos nicaragüenses, 197 vidas irremplazables, 197 familias que lloran a sus seres queridos. Nicaragua entera los llora, son 197, ellos los mataron, que paguen por sus crímenes, no lo olvidamos, ni lo olvidaremos, 197, ellos los mataron que paguen por sus crímenes. Justicia para las víctimas del terrorismo, reparación ya, castigo para los asesinos. Ellos los mataron, 197, ellos los mataron que paguen por sus crímenes. Derechos humanos para todos. Nicaragua quiere paz”.

“Nicaragua quiere paz, Nicaragua tiene paz, gracias infinitas a Dios, Nicaragua tiene seguridad, restaurándose, restaurada, recuperada y el pueblo contento, gracias infinitas a Dios”.

Rosario dio lectura a un fragmento de un escrito del periodista Moisés Absalón Pastora.

“Como dice nuestro hermano Moisés Absalón Pastora, esos tremendos artículos que escribe cada día con tanta lucidez y con tan fina, buena y excelente pluma dice: Es inadmisible que consideremos que el país esté volviendo a la normalidad, así dice, dice Moisés Absalón y la molestia es porque ya no hay tranques. Les molesta que no haya tranques. Les molesta que ya no haya barricadas. Les molesta la policía en las calles. Les molesta que se están deteniendo delincuentes. Les molesta que la autoridad está persiguiendo a vándalos y asesinos. Les molesta que la población sale ahora a las calles a pedir justicia y porque hay un sentimiento nacional de que aquí debe pagar sea quien sea y del tamaño que sea, si esta le debe a la sociedad. ¿Quién es culpable del deterioro, del retroceso económico en el que ha caído el país? ¿Quién debe obligarse a llamar al orden a poner freno? ¿Quién? ¿Quién debe sustituir a los irresponsables que en tres meses desbarataron lo que con el esfuerzo de todos habíamos logrado? Estoy citando a Moisés Absalón Pastora”.

“Dice también: Hay quienes extrañan de que digamos de que el país está normal. Agrega porque ya lo viene diciendo: Y todos queremos esa normalidad. Es lo que quieren las familias nicaragüenses. Todos queremos esa normalidad que, precisamente atenta contra los intereses de quienes conspiraron con factores externos para desbaratarnos. Los que no quieren que las pequeñas y medianas empresas respiren y renazcan. Esos que quieren inseguridad e inestabilidad. Esos que quieren vernos infelices”.

“Un enorme mea culpa, dice, infarta la conciencia de quienes están conociendo el calibre de sus delitos, no son los que hicieron y construyeron en la última década los que se van. Se van los que destruyeron. Los que están huyendo son los que destruyeron, dice Moisés Absalón. Los que en los últimos meses nos sumieron en una tragedia que vamos a superar. Porque vamos a mostrar una vez más que por la voluntad del altísimo volveremos a ser la Patria Grande que soñó Rubén. Hermosísimas palabras de Moisés Absalón Pastora, que hacemos nuestra porque eso es lo que siente nuestro pueblo”.

La Compañera Rosario destacó que nuestro pueblo siente por los muertos, por la destrucción, por las torturas, por todo el sufrimiento, por todos los vejámenes por todas las humillaciones que sufrimos durante los tres meses de secuestro nacional. “Y son 197 y ellos los mataron, que paguen por sus crímenes. 84 en Managua, 25 en Masaya, 24 en Carazo, ellos los mataron, que paguen por sus crímenes. 13 en Matagalpa, 11 en Estelí, 8 en León, 6 en Río San Juan, vidas irremplazables de hermanos nicaragüenses”.

“Familias que lloran a sus seres queridos, toda Nicaragua los llora, son 197 y no los olvidamos, ni los olvidaremos. Ellos los mataron, que paguen por sus crímenes. En las Minas 5 hermanos, en Jinotega 5 hermanos, en Puerto Cabezas Bilwi 4 hermanos, en Chinandega 4 hermanos. Vidas irremplazables, pérdidas irreparables, familias que sufren porque no tienen sus seres queridos. Toda Nicaragua los llora. 197, no olvidamos, ni olvidaremos, ellos los mataron que paguen por sus crímenes. Chontales 4, Granada 2, Bluefields 1, Boaco 1, ellos los mataron. Ellos los mataron. Los cínicos que hoy se quejan de lo que ellos destruyeron. Los sínicos que llaman a la destrucción todos los días. Ellos los mataron. Que paguen por sus crímenes. Justicia y reparación ya. El pueblo no olvida, el pueblo tiene memoria. El pueblo quiere paz. Nicaragua quiere paz. Queremos paz con justicia, queremos paz con derechos humanos para todos. Queremos paz y reparación ya. Que paguen por sus crímenes. Ese es el clamor de todo el pueblo nicaragüense”.

Destacó que en el mundo al revés, quienes asaltaron, quemaron, quienes financiaron los tranques de la muerte, quienes promovieron el baño de sangre en Nicaragua, ahora reclaman. “Y quieren seguirnos viendo infelices, como dice Moisés Absalón, pero no, no lo lograran, el amor es más fuerte que el odio, a como lo hemos dicho todos los días. Este pueblo es más grande que todas las desgracias infringidas. Este pueblo sabe ponerse de pie y echar a andar. Este pueblo ha dicho basta y echado a andar. Nunca más eso crímenes de odio en nuestro país. Nunca más. Justicia y reparación ya. Son 197 y ellos los mataron. 197 hermanos nicaragüenses, vidas irremplazables. Un baño de sangre sobre esta Nicaragua que vivía en paz, con fe cristiana. Ellos los mataron. Nicaragua entera, sus familias lo lloran. Que paguen por sus crímenes”.