La vicepresidenta, compañera Rosario Murillo, dio gracias a Dios por la conmemoración este 5 de noviembre, de los 12 años de la gran victoria del pueblo nicaragüense cuando regresó al poder en el Gobierno.

“Como todos los días damos gracias a Dios por la victoria, las victorias, la gran victoria de pueblo nicaragüense, más en este año 2018, victorias del amor y de la visión, de la fe cristiana de nuestro pueblo, de nuestros valores cristianos”, dijo la vicepresidenta.

“12 años se cumplen hoy. Iniciamos el día dando gracias a Dios por todas las victorias, las victorias de cada momento, las victorias particularmente de este año que ha sido complejo, difícil, pero que nos ha enseñado muchísimo, nos ha enseñado sobre todo a valorar nuestros principios, a valorar lo que tenemos, a valorar esa cultura de familia y comunidad que nos quisieron arrebatar”, expresó.

Sin embargo, la compañera Rosario Murillo advirtió que “ni pudieron ni podrán” arrebatarle al pueblo su victoria, “porque el amor es más fuerte que el odio y este es un pueblo que se reúne alrededor del amor que es fe, alrededor del amor que es esperanza, alrededor del amor que nos convierte a todos y cada uno que nos convierte a todos en constructores de paz y bien”.

“Veníamos avanzando con solidaridad, fraternidad, bien común y vamos a seguir avanzando después de esa interrupción dolorosa. Como dicen siempre tantas personas, no fueron luchas entre hermanos, fueron batallas espirituales contra principados y potestades, y en esa batalla ganó el amor, venció el bien, nuestra espiritualidad profunda que pronuncia en alto siempre, no en vano, el nombre de Dios”, aseguró la vicepresidenta.

Este día, la compañera Rosario Murillo dio lectura al Salmo 18, un canto bíblico de agradecimiento a Dios por la victoria.

Tras la lectura, dijo que el pueblo nicaragüense está siempre reconociendo la mano de Dios en todas las acciones, proyectos y victorias “porque obramos de corazón, de buena fe, con la invariable vocación de servicio y la opción preferencial por los pobres”, como lo ha pedido el Papa Francisco.

“Dios seguramente nos dará fuerza para seguir trabajando, luchando contra la pobreza y sacando de la pobreza a aquellos que la sociedad, que el egoísmo, descarta y desecha”, afirmó.

La compañera Rosario Murillo, también dijo que no nos cansamos de darle gracias a Dios por estos 12 años y de pedirle que abra todos los corazones “para que nos veamos todos como hermanos y sepamos retomar las sendas de bien, de solidaridad, de generosidad, y que ese egoísmo terrible que afloró en abril, en mayo, en junio, desaparezca de nuestro país”.

“Hoy se cumplen 12 años. Cerramos un ciclo. 12 años en victorias y este último año acechados por las fuerzas tenebrosas, diabólicas y perversas que querían arrebatar la paz, la posibilidad de trabajar a las familias nicaragüenses. Todavía ahí se escuchan voces, voces que gritan, son vociferantes, groseros, vulgares los que se atreven a arremeter contra la tranquilidad de las familias. Unos cuantos, cada vez más pocos, esos puchitos se van reduciendo y se atreven a vociferar contra la paz, la tranquilidad y el derecho a la recreación y el trabajo de las familias. Pero las grandes mayorías en este país, como pueblo de Dios y como pueblo que quiere amor y paz estamos cerrando un ciclo en victoria con la fe intacta, con la esperanza crecida, como corresponde a este pueblo de Dios”, valoró la vicemandataria.

Agregó que este pueblo y país seguirán siendo ejemplos y testimonios de valentía, amor y corazón en grande.

“Reiteramos hoy 5 de noviembre, con corazón en grande, el compromiso que tenemos con la paz, la seguridad y el derecho al trabajo de todas las familias nicaragüense.  No nos moverán en ese compromiso de seguir asegurando el porvenir desde este presente que estamos haciendo mejor cada día”, aseguró la compañera Rosario Murillo.