En el inicio del Novenario a la Inmaculada Concepción de María, la Avenida de Bolívar a Chávez albergó a muchas familias que admiraron cada uno de los altares en honor a la Virgen y disfrutaron de los cánticos entonados por los niños que integran el Coro Estudiantil Rubén Darío, que desde el altar construido por el Ministerio de Educación, deleitaron a los asistentes con su talento.

Cantos como “Por eso el cristianismo”, “Dulces Himnos”, “Sale al Mundo con grata Sonrisa”, fueron interpretados por los niños, que debutaron ante un público que sin duda disfrutó del inicio de la celebración religiosa más grande de todo el país.

Gregorio Fonseca, Coordinador Nacional de las Orquestas y Coros del Ministerio de Educación, refirió que, a partir de hoy, los pequeños cantores estarán en la avenida compartiendo el repertorio musical de la temporada de fin de año.

Hoy celebramos a la virgen con nuestro canto, acá los niños están compartiendo con las familias esas piezas musicales que nos caracterizan como pueblo de fe, al igual que en Managua, esta misma iniciativa se realizará en los municipios, recordemos que la tradición mariana es a nivel nacional y nosotros la estamos cultivando en los niños a través del canto”, destacó.

Los presentes destacaron la hermosura de cada uno de los altares, así como el talento de los niños y niñas que gracias al Gobierno hoy los están desarrollando en los coros creados en los centros educativos.

Solo con nuestro gobierno hoy tenemos este espacio en el que con amor celebramos a nuestra Madre Santísima, vemos cómo el gobierno ha venido rescatando las tradiciones religiosas y haciéndonos partícipes de ellas. Gracias a la Virgen hoy estamos en paz y en unidad, ella será la que nos guíe hacia la reconciliación porque María es de Nicaragua y Nicaragua es de María”, destacó Martha Fonseca.

Estoy fascinado al ver a tantos niños desarrollando sus habilidades gracias al apoyo de nuestro gobierno, vemos como en la avenida las familias acuden a apreciar cada detalle de los altares, además disfrutamos de esa paz que solo Dios y la virgen nos han permitido recuperar y sabemos que ellos nos van a seguir guiando porque somos un pueblo de fe”, subrayó Héctor Muñoz.