“Mire, compañero, la verdad es que

no se puede hacer la Revolución

sin la participación de las mujeres.”

Claudia Chamorro, cayó en combate en Las Bayas, Matagalpa. Era el 9 de enero de 1977 y Claudia y otros compañeros avanzaban en una escuadra guerrillera dirigida por Francisco Rivera “El Zorro”, cuando fueron emboscados por efectivos de la Guardia Nacional somocista.

Al verse herida, Claudia pidió al Zorro que escaparan, que ella garantizaría la retirada de ellos. Claudia murió heroicamente, disparando hasta su último cartucho de bala.

Claudia Chamorro era originaria de Granada, provenía de una de las familias más representativas de la aristocracia granadina. Según los testimonios de la época, era una mujer hermosa, alta, de pelo rubio y ojos verdes.

El hecho que una mujer privilegiada, de clase alta, se integrase a la lucha guerrillera del FSLN, causó mucho impacto en la sociedad granadina. Sin embargo, su militancia fue emblemática y ayudó a que el FSLN se abriera a todas las clases sociales.

Fue una de las pocas mujeres que a pesar de proceder de la ciudad, logró aguantar las privaciones de la vida en la montaña.

Desde muy joven, Claudia dio muestra de conciencia social y amor para los desprotegidos, por lo cual tomó la decisión de integrarse al Benemérito Cuerpo de Bomberos y a la Cruz Roja. Fue la primer mujer que formó parte del Benemérito.

Desde el año 2013, el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Granada lleva el nombre de Claudia Chamorro. En ese lugar, una placa recuerda la entrega y sacrificio de una mujer guerrillera cuya firmeza fue ejemplar.

Con información de:

El 19 Digital

Agaton