La joven Milagros Benedith, excelencia académica del colegio Chiquilistagua siente mucho entusiasmo porque este 2019 iniciará el último año de secundaria.

Para la adolescente es un momento muy especial porque significa la culminación de una etapa, de una vida que le ha preparado más retos que a la mayoría de jóvenes de su edad.

En su promoción es la única ciega. Sin embargo, no considera esto, ni las otras enfermedades que la aquejan como problemas.

“He tenido que luchar para sobrevivir, para salir adelante, debido a que además de ser ciega tengo otros problemas de salud, entonces lo cual me ha tocado batallar, para poder estar con vida y para llevar a cabo todos mis proyectos, mis planes”, cuenta con una sonrisa en su cara, lejos del sentimiento de autocompasión que uno podría esperar.

A pesar de testimonio inspirador y la alegría contagiosa con la que intercambia experiencias con los que platican con ellas, no niega que ha tenido que adaptarse a muchas situaciones e incluso a personas que no siempre están dispuestas a dar su apoyo.

“Me ha tocado seguir adelante, estudiar, hacer mi propio esfuerzo. He contado con el apoyo de mis docentes, mi directora, mi familia, el Ministerio de Educación, para poder a mi quinto año con excelencia académica”, comenta con orgullo.

ESPECIAL2

Precisamente asegura que la clave de su éxito, que ha sido constante durante toda su vida académica, es la dedicación, la constancia y el apoyo de los ángeles que siempre aparecen en el camino.

Milagros asegura que su motivación ha sido también replicada por sus docentes, quienes también se motivaron a capacitarse para poder darle una educación de calidad.

“Ellos me hacen trabajar en alto relieve, buscan la manera, la estrategia para que yo pueda aprender, adquirir los conocimientos cuando están en la pizarra, porque sabemos que no es fácil entre 50 estudiantes darle clase a una sola persona con discapacidad, pero siempre buscan cómo balancearse para que el aprendizaje sea incluyente”,reconoce.

Su meta a corto plazo es formalizar su matrícula en una casa de estudio superior.

Sabe que en Nicaragua ahora hay posibilidades para eso y para salir adelante gracias a las condiciones que ha garantizado el Gobierno Sandinista.

“Se han implementado políticas, diferentes rutas educativas para que los jóvenes lleven la educación a cualquier edad, porque sabemos también está la educación para adultos, la educación a distancia, la educación inclusiva, preocupando porque día a día sigamos progresando por los estudios, por el conocimiento, para convertir la oscurana en clarida”, asegura más entusiasmada de lo que empezó.

La joven que en su patio lleno de árboles y frutos escribe en su máquina de braille y revisa su celular asistida de aplicaciones especiales, es además de excelente alumna, apasionada por la música, el canto y es dirigente de la Federación de Estudiantes de Secundaria.

 ESPECIAL2

 ESPECIAL2

 ESPECIAL2

  ESPECIAL2

 ESPECIAL2

 ESPECIAL2

 ESPECIAL2

 ESPECIAL2