La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República destacó este martes que se han estado realizando capacitaciones, foros municipales y comunitarios sobre la propuesta para una Cultura de Diálogo, Reconciliación, Seguridad, Trabajo y Paz.

“Una política de Estado para una cultura de reconciliación, de diálogo, de encuentro, de cariño, de paz, para reencontrarnos con nosotros mismos, con lo que somos, desde lo que somos mejorando cada día, creciendo a conciencia por ser mejores, cada vez mejores, cultivar el entendimiento, cultivar el diálogo, cultivar la paz”, subrayó.

Destacó la compañera vicepresidenta que no es fácil, pero “es posible, ya lo hemos hecho y lo seguimos haciendo (…) porque la clave, la llave para salir adelante es la paz que todos queremos, la paz que todos necesitamos, la paz que estamos fortaleciendo cada día, en la familia, el hogar, en la comunidad, la paz en toda nuestra Nicaragua”.

Agregó a esa paz tan necesaria, tan urgente “el amor cristiano, porque todos somos hijos de Dios y como hermanos en esta fraternidad cristiana y solidaria de nuestra Nicaragua”.

“Como hermanos dialogamos, como hermanos que promovemos reconciliación y encuentro vamos creando los mejores espacios para el trabajo, la paz, la seguridad, la prosperidad”, reiteró.

La compañera Rosario Murillo dio lectura al Salmo 29: 4-11

Voz de Jehová con potencia;

Voz de Jehová con gloria.

Voz de Jehová que quebranta los cedros;
Quebrantó Jehová los cedros del Líbano.

Los hizo saltar como becerros;
Al Líbano y al Sirión como hijos de búfalos.

Voz de Jehová que derrama llamas de fuego;

Voz de Jehová que hace temblar el desierto;
Hace temblar Jehová el desierto de Cades.

Voz de Jehová que desgaja las encinas,
Y desnuda los bosques;
En su templo todo proclama su gloria.

10 Jehová preside en el diluvio,
Y se sienta Jehová como rey para siempre.

11 Jehová dará poder a su pueblo;
Jehová bendecirá a su pueblo con paz.